| 03 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz

La 'cara b' de Yolanda Díaz: la vicepresidenta que quería guillotinar al Rey

La vicepresidenta ha cambiado su imagen, pero también su discurso, aunque sus formas, más suaves y sutiles que las de Pablo Iglesias, esconden en realidad el mismo discurso.

| Andrea Jiménez España

Yolanda Díaz se ha convertido de un tiempo a esta parte en el 'mirlo blanco' de la izquierda más radical. De formas pausadas, sin ruido, la antítesis de Pablo Iglesias, el hasta hace unos meses líder de Podemos, que paseaba por las tertulias con tono bronco y a la pelea con cualquiera que osase contrariarle. 

Sin embargo, bajo la nueva Yolanda, se esconde una líder radical, que como buena integrante del Partido Comunista no quiere ver ni en pintura una foto del Rey. De hecho, si por ella fuera, lo guillotinaría. 

 No es una frase figurada, es real y la pronunció ella misma, cuando no ostentaba un cargo en el Gobierno. Aquella Yolanda Díaz del pasado, explicaba abiertamente en un programa de la televisión gallega cuál era su horizonte de futuro: "Fin del bipartidismo, fin del régimen pactado en la Transición española, una nueva andadura, proceso constituyente y tercera república".

Ese es su plan, el mismo que siempre ha defendido Pablo Iglesias, ese "horizonte republicano" que pretende arrasar con lo establecido porque no sirve, y lamentaba profundamente que la historia no nos hubiera colocado en otro lugar, en el que el 'pueblo' cortase la cabeza a su rey.

Guillotinar al Rey

De hecho, explicaba que es "una pena que nuestro monarca y nuestra historia no tuvieran la suerte histórica y profunda, también, de haber cortado la cabeza, guillotinado, a un rey. Seguramente, los hechos, si fueran así, serían diferentes. Sin lugar a duda", zanjaba la actual vicepresidenta del Gobierno.

Y es que, parece que a pesar de que se presente a sí misma como una líder de una izquierda moderada, la realidad es otra. Sus formas pueden ser más suaves y sutiles de cara a la opinión pública. Puede ser que su imagen dulce distraiga la atención, pero su discurso no dista demasiado del de sus compañeros de Podemos y del propio Partido Comunista.

De hecho, hace unos meses, el pasado abril, una diputada morada Lucía Muñoz Alda, defendía públicamente el derrocamiento del Rey. La misma persona ante la que juraron o prometieron sus cargos de ministros sus propios compañeros de partido y ella misma, ante la Constitución, al recoger su acta como representante de los ciudadanos en el Congreso.

Así se ha expresó en una intervención en los llamados "Debates republicanos" en la que ha ido todavía más lejos de lo habitual en Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero o Irene Montero, entre otros, firmes defensores de la demolición del "Régimen del 78".

Muñoz Alda, una diputada con poca experiencia profesional pero que ya ha estado en dos legislaturas en el Congreso como la segunda parlamentaria más joven de la Cámara, llega a afirmar que la Monarquía española "es incompatible con la democracia". Y añade que, de derribarla, sería más sencillo "repartirse el poder", citando expresamente a poder como la Justicia, el Ejército o hasta el control de los medios de comunicación.

"Todos los Borbones a los tiburones"

También, la propia ministra de Igualdad, Irene Montero, hacía sus pinitos antomonárquicos en las redes sociales cuando hacia las veces de activista antidesahucios en los inicios de Podemos. Montero también quería mandar al Rey a la guillotina utilizando Twitter como altavoz.

Bajo la etiqueta "Felipenoserasrey", la número dos de Unidas Podemos se dedicó a lanzar una serie de mensajes en los que atacaba a la monarquía. Corría la primavera del año 2013 y una desconocida Montero invitaba a lanzar a "todos los Borbones a los tiburones".

Sin embargo, no fue la única amenaza contra el Rey ese mismo día, sino que además, indicó que "vienen nuestros recortes, y serán con guillotina". Un barbaridad imperdonable, que parece que ha quedado en el olvido.

 

Y es que parece que la guillotina es para los miembros de Podemos un auténtico fetiche que utilizar con todos los miembros de la Monarquía, pues Fonsi Loainza, un periodista que formó parte de Podemos, también publicó un mensaje en las redes sociales que parecía insinuar su deseo de que la Princesa Leonor y su hermana la Infanta Sofía formen parte del equipo de la "guillotina"

El mensaje inicial que desató la polémica ya no se encuentra disponible puesto que "incumplió" las reglas de Twitter, pero lejos de retractarse, Loainza siguió insistiendo en el tema, asegurando que no pedirá perdón por sus palabras.

 

De esta manera, queda claro que, por mucho que Yolanda Díaz quiera presentarse a sí misma como una versión moderna y renovada de la izquierda más radical, en la que todos tienen cabida y dejan a un lado la violencia verbal y sus ataques al Rey, la esencia sigue siendo la misma. La de la líder comunista a la que le gustaría borrar de un plumazo la historia de España, a golpe de guillotina.