| 15 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Josep Pedrerol en El Chiringuito
Josep Pedrerol en El Chiringuito

¡Pedrerol, no tires la toalla!

La fuga de Messi refleja el estado de caos permanente en el que los políticos han instalado a la sociedad catalana. Todo allí es un drama.

| Antonio Martín Beaumont España

 

Todo es Leo Messi. Ver su marcha del Barça causa estupor. No porque un futbolista haga con su vida lo que quiera y deje de un día para otro sus amores por Barcelona para querer más a Paris. El profesionalismo triunfa. Y a nadie le amarga un dulce. Si hay un club dispuesto a pagar ese tipo de contrato, lo lógico es que el jugador, y el entorno que vive de su buen hacer, lo aprovechen. ¿O no? 

Me refiero más bien a ese paletismo con el que se le ha despedido. Cristiano Ronaldo, otro Top Ten, se marchó del Real Madrid y todo fue más normal. Y, que conste, no soy merengón. Mi mueca de enfado sería si se marchase Cholo Simeone

Creo que la fuga de Messi refleja en buena medida el estado de caos permanente en el que los políticos han instalado a la sociedad catalana. Todo allí es un drama. 

Cataluña está en una deriva peligrosa. Es una comunidad que ha decidido suicidarse. Y es algo que nadie puede evitar, al ser una libre decisión de sus ciudadanos seguir el dictado de unos políticos y unos medios que claramente están tarumbas.

Los catalanes son los únicos que tienen en sus manos cambiar eso, votando otras cosas. Seguramente no lo harán. Se les marcharon las empresas, asustadas por la falta de seguridad; se les va ahora su gran ídolo deportivo; y el dolor va a seguir creciendo. 

Cataluña está en una deriva peligrosa. Es una comunidad que ha decidido suicidarse. Y es algo que nadie puede evitar, al ser decisión de sus ciudadanos



Eso sí, que no sigan fastidiando con sus traumas infantiles al resto de españoles que queremos vivir nuestro día a día con sus problemas, sí, pero sin quemarnos a lo bonzo por temas identitarios trasnochados. No tenemos necesidad de inventarnos películas llenas de traumas de psiquiatra.

Que los Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Gabriel Rufián y demás elementos nocivos para la salud mental se los guarden quienes lloran la pérdida del excelente delantero argentino como si ya no fuera a salir el sol. 

Pedrerol, vuelve. Ni Leo Messi ni Sergio Ramos son argumento suficiente para dejarnos sin tu sensatez catalana.