| 02 de Junio de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.

Los socios de Sánchez tumban la reforma de la "ley mordaza" y Rufián se defiende

La reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, ha fracasado por el voto en contra de ERC y EH Bildu, dos de los socios prioritarios de Pedro Sánchez.

| Raúl Puente España

Parece ser que las concesiones de Pedro Sánchez a sus socios de Gobierno, en los que se apoya para sacar adelante ciertas reformas (que les interesan especialmente a ellos), no son suficientes y de nuevo le vuelven a dar la espalda. Ya lo hicieron hace tan solo una semana, con la toma en consideración de la reforma del solo sí es sí.

En este caso no fue una decisión definitiva y acabó saliendo adelante, pero esta vez sus votos sí que han sido claves para tumbar en la Comisión de Interior del Congreso una de las promesas estrellas desde que el actual presidente del Gobierno llegara a la Moncloa: la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que Mariano Rajoy aprobó en el año 2015.

 

Los independentistas catalanes de ERC y los vascos de EH Bildu han considerado que los cambios pactados por el PSOE, Unidas Podemos y el PNV son insuficientes y la consideran una "reforma light y edulcorada". El líder de los primeros, Gabriel Rufián, ha explicado el motivo de por qué no han votado a favor, dejando claro los dos puntos en los que las posturas están separadas.

 

Por eso han decidido dar la espalda a su socio Sánchez, que ve como los votos en contra del PP, Vox, Ciudadanos y los demás grupos han sido suficientes. Por lo tanto, la conocida por sus detractores como la "ley mordaza", seguirá en vigor con el texto que aprobó el PP en 2015 con su mayoría absoluta.

Podemos exculpa a ERC y Bildu y culpa al PSOE

Y como consecuencia de todo esto, de nuevo los socios de Gobierno se tiran los trastos a la cabeza. En esta ocasión ha sido el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, quien ha culpado al PSOE de que la reforma no salga adelante al reprocharle falta de voluntad política y ha descargado de responsabilidad por la falta de acuerdo a ERC y Bildu.

El coordinador autonómico de Podemos Murcia, Javier Sánchez Serna y el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique

Parece que ni ellos mismos se ponen de acuerdo porque por contra, y antes de la comparecencia de Echenique, la confluencia catalana de la formación morada, En Comú Podem, había cargado las tintas con los dos aliados parlamentarios del Ejecutivo, a los que ha acusado de actuar por "electoralismo".

Adiós a una de las reformas estrellas prometidas por Sánchez

La reforma de esta Ley de Seguridad Ciudadana formó parte del pacto de investidura entre PSOE y Unidas Podemos. Tras su paso por la ponencia, donde el texto salió adelante esa vez sí gracias a una decisión de última hora de ERC, el dictamen se ha votado finalmente este martes en la Comisión de Interior con ese resultado conocido.

El portavoz del PSOE, David Serrada, ha intentado quitarle hierro al asunto defendiendo que no hay que buscar culpables. Por su parte, desde Unidas Podemos, Enrique Santiago (IU) ha agradecido al resto de socios el trabajo realizado, pese a las diferencias insalvables en tres aspectos principales:

- Eliminar las pelotas de goma como material antidisturbios

- El rechazo de migrantes en frontera (las conocidas como "devoluciones en caliente"

- Añadir "mayor objetivación" en la desobediencia y faltas de respeto a los agentes.

Los dos socios del Gobierno han insistido en que la propuesta de reforma buscaba garantizar los derechos de los ciudadanos que fueron, según ellos, "coartados" por el PP en 2015, añadiendo "más garantías" a la labor policial.