| 23 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Patxi López y Pablo Echenique, discuten en el Congreso
Los portavoces de PSOE y Unidas Podemos, Patxi López y Pablo Echenique, discuten en el Congreso

Máxima tensión entre PSOE y Podemos por las leyes vetadas y sin aprobar

En el Congreso aún esperan luz verde varias normas, y algunas como la Ley de Bienestar Animal generan alta tensión con los podemitas llamando “deleznables” a los socialistas

| Enrique Martínez España

No sólo en el Congreso de los Diputados hay máxima tensión entre el Gobierno y sus socios de Frankenstein con la oposición por la reforma del delito de malversación o la elección de los miembros de Tribunal Constitucional, también los socios del Ejecutivo, PSOE y Unidas Podemos, viven un momento de alto voltaje porque los podemitas urgen a aprobar todas las leyes pendientes, acusando a los socialistas de bloquear normas fundamentales en el tramo final de la legislatura.

Desde Unidas Podemos ven que queda menos de un año para las elecciones generales, con el ensayo de las autonómicas y municipales de mayo, e instan a pisar el acelerador legislativo, pero el PSOE sigue parando las pretensiones de sus socios y los podemitas empiezan a deslizar sentirse “engañados” una vez Pedro Sánchez ha conseguido la aprobación de los Presupuestos de 2023, la base para concluir la legislatura.

En el ojo del huracán están leyes como la Ley de Bienestar Animal, en la que PSOE y Unidas Podemos no se ponen de acuerdo y que desde la formación morada se considera que los socialistas quieren descafeinar con sus enmiendas. Y en el tintero hay además otras reclamaciones, como la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana -la mal llamada ley mordaza- o una Ley de Vivienda, pretensiones de Podemos pero que no logran ver la luz… y ha empezado la cuenta atrás.

Un ejemplo de este escenario de desacuerdo total con algunas leyes es la Ley de Bienestar Animal, que sigue generando acusaciones subidas de todo entre los socios, y no acaba de lograr la aprobación definitiva. El portavoz de la ejecutiva de Podemos, Pablo Fernández, reprochaba al PSOE que “pone en riesgo la aprobación de la Ley de Bienestar Animal” con su intención de excluir de la misma a los perros de caza.

El también diputado podemita en Castilla y León tachaba de "extremadamente grave" y "deleznable" la actitud de los socialistas con esta ley, y de hacer peligrar una ley que fue acordada en el Consejo de Ministros. Para Podemos, la posición del PSOE a favor de la caza -una petición de los barones autonómicos y del mundo rural- es “ponerse de lado de aquellos que maltratan animales, cuelgan galgos o entierras cachorros en cal viva”.

Salvo acuerdo de última hora, estas leyes se quedarán en el cajón a la espera del nuevo año 2023, el año electoral, y esto está levantando muchos nervios en Unidas Podemos que quieren exhibir como trofeo de cara a las elecciones la aprobación de estas leyes y su influencia en el Gobierno. Pero el PSOE no está por facilitarlo.