26 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Revilla, este viernes junto a Sánchez, de visita en Cantabria.

Revilla mete en un lío a Felipe VI con un consejo envenenado para Zarzuela

El siempre locuaz presidente de Cantabria se ha reunido este viernes con Pedro Sánchez, de visita a la región. Y ha terciado en la polémica del chat de militares sin pensárselo dos veces.

| ESdiario España

Por su faltaran más ingredientes a la polémica del chat de militares que le ha servido a Podemos y al independentismo para azuzar su vieja ofensiva contra el Rey, en ella ha terciado este viernes Miguel Ángel Revilla con un consejo envenenado para Felipe VI, invitándole a hacer algo que la propia Constitución le impide.

El presidente de Cantabria cree que el Monarca, "haría muy bien" desvinculándose, incluso públicamente, de los militares retirados que le enviaron una carta contra el Gobierno y decirles: "olvídenme".

"Yo si estuviera en el papel del Rey de España, les llamaba uno a uno y les decía olvídeme usted porque la única manera de echarme a mí de España y acabar con la monarquía son gente como usted", ha afirmado Revilla al ser cuestionado por esta misiva que este grupo de militares retirados enviaron a Zarzuela.

 

Para Revilla, "el peor servicio" que estos militares "pueden hacer a España y al Rey" es haberse reunido "para hacer semejante panfleto partidario", con el que, a su juicio, lo que hacen en lugar de ayudar al monarca es "echarle una mano al cuello".

El presidente cántabro ha afirmado que le da "absolutamente vergüenza" que en un país democrático como España "todavía haya unos señores", que han sido "jefazos" de las Fuerzas Armadas, que "no se han reciclado" y parece que "no han pasado la etapa negra" de este país, en alusión a la Dictadura.

Revilla ha recordado a estos militares -a algunos de los cuales conoce- que esa etapa "ya pasó", que España es una democracia y que ahora, "afortunadamente", "quien manda es el pueblo" con sus votos en las elecciones y considera que éstos, como funcionarios públicos que son, deben "callar y obedecer" a la sociedad civil y "cuadrarse" ante los ciudadanos.

El presidente cántabro cree que el Rey "tiene que estar muy incómodo" y haría "muy bien de olvidarse de ellos" y expresar, incluso públicamente, que "no tienen nada que ver con él" y que no quiere sus consejos.