| 10 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kichi con sus dos hijas, en una imagen compartida por su pareja, Teresa Rodríguez.
Kichi con sus dos hijas, en una imagen compartida por su pareja, Teresa Rodríguez.

La brutal rajada de Teresa Rodríguez a cuenta de la baja de paternidad de Kichi

La líder de Adelante Andalucía, en pleno postparto tras el nacimiento de su segunda hija, se ha desahogado en Facebook tras las críticas recibidas por su pareja y alcalde de Cádiz.

| ESdiario España

La baja de paternidad de José Manuel González, Kichi, en medio de la crisis sanitaria, económica y social causada por el coronavirus ha provocado una polémica no menor en Cádiz

El alcalde gaditano ha decidido cogerse 12 semanas de permiso por el nacimiento de su segunda hija con Teresa Rodríguez, Candela. En su lugar ha quedado al cargo el primer teniente de alcalde, Demetrio Quirós

Pero ante las críticas desatadas, la líder de Adelante Andalucía ha salido como un ciclón en Facebook a defender el derecho de su pareja, recordando que como funcionario de la Junta de Andalucía que es tendría derecho no a 12, sino a 20 semanas.

"Cuando nació nuestra hija Aurora, Kichi, contra mi criterio, no se cogió ni un solo día. Es curioso que nadie le dedicó a ello un artículo, una tribuna o una noticia: 'El Alcalde no solicita permiso de paternidad para atender a su hija recién nacida y su familia', podría haber sido un titular crítico, pero nadie lo escribió", lamenta.

Rodríguez se pregunta por qué nadie se cuestionó que la anterior alcaldesa, Teófila Martínez, estaba desatendiendo la ciudad cuando durante años simultaneó "legítimamente" los cargos que ocupó en Madrid, bien en el Congreso, en el Senado o en el PP, con la Alcaldía de Cádiz. 

"Esta ciudad quiere al alcalde que cobra su sueldo de profesor y dona el resto a causas sociales, quiere al alcalde que vive en la Viña en un piso de clase obrera, quiere al Kichi que renuncia a una cómoda vida de profe de secundaria para entregarse dos legislaturas, no más por autolimitación voluntaria, a sus vecinos y vecinas sin ganar nada más que disgustos", afirma.

"Pero ese mismo Kichi no puede atender a su familia cuando tiene una compañera convaleciente de una cesárea con una niña de 18 meses y un bebé recién nacido. Ese Kichi supongo que pensarán que debería tener servicio en casa para criar a sus hijos y limpiar su casa o que se las apañe la madre, ¿no?", pregunta Rodríguez. 

"Como parte interesada, como mujer, como madre recién parida con las entrañas aún abiertas, como feminista, yo maldigo la mala leche y el cinismo de quien se permita cuestionar el derecho que asiste al padre de mis hijas, como a cualquier padre, de estar doce escasas semanas cuidando de los suyos en estos momentos tan bonitos pero también tan duros para una familia. En su caso, cuidando y con el móvil siempre en la famosa oreja", concluye.