| 26 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Abascal, fumándose un puro frente a los manifestantes. Abajo, la diputada herida
Abascal, fumándose un puro frente a los manifestantes. Abajo, la diputada herida

Las escalofriantes primeras palabras de la diputada de VOX agredida a pedradas

La joven Rocío de Meer habla tras la brutal agresión sufrida en Sestao, con poca condena del resto de partidos. Y Santiago Abascal hace una denuncia pública muy contundente.

| F.E. España

La imagen parece de otro tiempo, con la cara ensangrentada tras sufrir una pedrada en el rostro cuando participaba en un mitin de su partido, VOX, en el País Vasco. La joven diputada Rocío de Meer es la protagonista de una escena que ningún otro político de España ha sufrido en lustros y que remata una tensión contra su formación en Euskadi que viene de lejos.

En la campaña de las últimas Elecciones Generales, cada acto de VOX concluía con "brigadas abertzales" desinfectando, con desprecio, los lugares públicos por los que había pasado Santiago Abascal. Y hace solo unos días, el secretario general, Javier Ortega Smith fue increpado y perseguido por las calles de Vizcaya.

Ahora la agredida ha hablado, unas horas después de los hechos, a través de un mensaje público en las redes sociales tan corto como concluyente que lo dice todo: "Sin miedo a nada ni a nadie". Es su reacción a unos hechos muy graves y con pocos precedentes que no se limitaron a esa agresión.

 

Todo VOX fue amenazado por una manifestación que, sin permiso, organizaron "cachorros de Urkullu, Otegi e Iglesias", en palabras de Abascal, para boicotear agresivamente un acto reglamentario del partido.

En ese escenario, con amenazas de muerte al presidente de VOX, se produjo una agresión que no ha merecido condena del PSOE, al menos en sus redes sociales. Curiosamente, los socialistas sí dedicaron tiempo a denunciar la "intolerancia" de una asociación que interpuso este viernes medidas contra el polémico alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, por adornar varios edificios municipales con la bandera del Orgullo Gay.

 

 

La izquierda no condena nada

Pero de las agresiones físicas a diputados, ni una palabra.  El lendakari del PNV, Íñigo Urkullu, sí repudió los hechos, pero con un mensaje que de algún modo también culpaba a VOX de la tensión: "Condeno esta manera de proceder al tiempo que denuncio esta dinámica de retroalimentación sospechosa".

Podemos tampoco se refirió al episodio de violencia, en una estela similar a la del conjunto de organizaciones de izquierdas, tanto en sus centrales como en sus delegaciones regionales en el País Vasco. Solo el PP y Ciudadanos se solidarizaron sin ambages con VOX.

"Mi más absoluta condena a la agresión sufrida hoy por la diputada de Rocío de Meer en Sestao. A los radicales que siguen tratando de amedrentar y de coartar la libertad en el País Vasco: siempre nos tendréis enfrente", dijo la vicesecretaria popular Ana Beltrán.

"Mi más rotunda condena a esta agresión que ha sufrido la diputada de Vox Rocío de Meer en Sestao. Es una vergüenza intolerable que los radicales ejerzan la violencia contra quienes celebran un acto político", añadió Edmundo Val, portavoz naranja.

 

 

El perfil oficial de VOX difundió a última hora de anoche un vídeo con la tensión que rodeó a Abascal mientras hacía su intervención en una plaza en la que el cerco parecía más aislar a su partido que contener a los violentos que, en todo momento, intentaron biocotear su intervención. El líder de VOX no se arredró y les respondió con una dura frase: "Si pudierais, nos mataríais aquí mismo".

 

 

El propio Abascal difundió otra imagen elocuente del momento, en la que se le ve a él mismo fumando un puro ante varios manifestantes con mascarillas, situados a escasos centímetros del presidente del partido.