17 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
La copropietaria del bar La Lata entrevistada el lunes por Risto Mejide.

El bar del cartel contra Ayuso redujo plantilla a la mitad pese a doblar ventas

La copropietaria denuncia que el "capricho" de convocar elecciones retrasará las ayudas directas al sector. Antes de la pandemia las cosas le iban muy bien y aun así prescindió de personal.

| L. Moro España

Los dueños del bar de Lavapiés que se ha hecho viral por colgar un cartel contra Isabel Díaz Ayuso y su bloqueo a las ayudas directas a la hostelería redujeron a la mitad su plantilla antes de la pandemia, en 2019, aun doblando ventas en aquel ejercicio. 

Según datos del Registro Mercantil de Madrid consultados por ESdiario, ELCALVODELALATA SL, que así se llama la sociedad que opera La Lata de Cascorro, tenía en 2018 12 empleados. Cuatro de ellos fijos y los otros ocho eventuales, una de las tres modalidades de contrato temporal (junto con obra y servicio e interinidad). 

Al año siguiente pasó a tener una plantilla de siete personas, todos eventuales. A los fijos los despidió aplicando la reforma laboral del PP, que es la que estaba y sigue estando en vigor. 

Los números de la sociedad ELCALVODELALATA antes de la pandemia.

 

Lo llamativo es que entre uno y otro ejercicio el establecimiento casi dobló sus ventas, pasando de 163.443,64 euros en 2018 a 309.298,25 euros en 2019. Llevan operando desde la primavera de 2016. Concretamente, la constitución de la sociedad limitada se publicó en el Registro el 3 de mayo.

El cartel en su puerta decía: "Gracias al capricho de una persona de convocar elecciones en la Comunidad de Madrid los 600 millones de ayudas directas que se iban a otorgar en abril a la hostelería por parte del Gobierno central se retrasarán meses porque la competencia de distribuirlas es de las comunidades". 

La copropietaria, Belén Beltrán (son dos socios), viene denunciando desde hace días las amenazas que está sufriendo por haber dado "una opinión que no es violenta". No obstante afirma que también han recibido mucho "apoyo, empatía y ánimos".