| 27 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Murcia recibe a Sánchez con abucheos y gritos de dimisión

El Presidente del Gobierno acude a una cooperativa de visita oficial supuestamente para justificar acudir al congreso socialista de Murcia

| Miguel Centeno España

Nueva pitada generalizada para Pedro Sánchez en las calles. En esta ocasión, el Presidente del Gobierno ha recibido abucheos y gritos de los ciudadanos de Murcia en una visita oficial a una cooperativa de frutas y cítricos de Mula. 

En los vídeos que han grabado los propios ciudadanos, muchos de ellos trabajadores del polígono industrial al que ha acudido Sánchez, se escuchan gritos de “dimisión” y quejas por las políticas laborales del PSOE y de Podemos en el Gobierno de España. “Muchos seguimos en ERTE”, se quejaba uno de los trabajadores en redes sociales.

Un viaje a este polígono industrial que, casualmente, coincide con el cierre del congreso regional del PSOE en Murcia. De hecho, en la agenda del Presidente, se recoge que la visita oficial de Sánchez como presidente es únicamente a las 10 de la mañana a esa cooperativa. Después, la agenda de Sánchez se traslada al PSOE, donde se recoge que a partir de las 11:30 de la mañana participaría en el congreso del PSOE en Murcia.

Un acto ajeno al Estado y en el que ha participado, aunque con recursos del Gobierno, como coches oficiales y, supuestamente, la movilización aérea de recursos. Un congreso del PSOE en Murcia en el que Sánchez ha defendido que su Gobierno “cumple” aprobando leyes como, por ejemplo, la de pensiones.

“Pensemos cómo estábamos hace un año. Pensábamos que la vacuna podía ser una realidad, pero no sabíamos si nuestros hijos podrían acudir a las aulas por ser contagiados. Hace un año no podíamos abrazar a nuestros abuelos. Hace un año estábamos mucho peor que ahora. Hoy tenemos vacuna (…). Vamos a empezar a vacunar a los mayores de 11 años y un 90% de la población está vacunada”, ha dicho Sánchez. 

Un discurso en el que ha obviado el repunte considerable de casos de coronavirus que está viviendo España en el último mes. De hecho el discurso de Sánchez diciendo que ya se pueden abrazar a los abuelos choca con las propias recomendaciones de la comisión interterritorial de salud, en la que se ha pedido a la población que reduzca los contactos de cara a la Navidad.

También ha aprovechado su discurso para cargar contra la oposición por no haber apoyado todas las medidas y restricciones sanitarias del Gobierno durante las primeras olas de la pandemia: “Antepusimos los intereses generales y ahí no estuvo ni la derecha ni la ultraderecha”

Sánchez ataca al Partido Popular con los datos del paro vinculados a la Navidad

“Acordaros de este dato: 20 millones de personas empleados. Es el dato de empleo que no teníamos incluso desde el 2008 con la crisis financiera. Nuestra recuperación está siendo mucho más rápida, justa y ejemplar. Mucho más porque no hay casos de corrupción como hubo cuando ellos recortaban salarios y el estado de bienestar”, ha subrayado Sánchez aludiendo a los datos del paro en los que se ha estabilizado la pérdida de empleos gracias a la campaña de Navidad. 

Unas palabras también en referencia al periodo de Gobierno de Mariano Rajoy y a los casos de corrupción del PP, aunque no incluyeron ninguna mención al reciente caso de corrupción de toda la cúpula del gobierno local socialista de Móstoles. Un caso en el que todos sus miembros están imputados por presuntos delitos y que solo es comparable al caso de la imputación del equipo de Rita Barberá hace diez años. 

“Estamos haciendo una recuperación distinta (que el PP). Nosotros fortalecemos la sanidad, la educación y las pensiones. Es la diferencia entre la socialdemocracia y el Partido Popular, unido a la ultraderecha allí donde gobierna”, ha recalcado Sánchez, mientras defendía los recién aprobados Presupuestos Generales del Estado, respaldados por Esquerra Republicana y Bildu.