| 19 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Francina Armengol
Francina Armengol

Condenan al Gobierno balear por el 'chanchulleo' en unas oposiciones sanitarias

El director general de Salut, Juli Fuster, participó en las pruebas de selección de personal en las que participaba su hija.

| A. J. España

El Gobierno de Baleares, dirigido por la socialista Francina Armengol, ha sido condenado por 'chanchullear' en unas oposiciones para personal sanitario. Y es que, el director general de Salud, Juli Fuster formaba parte del tribunal, nada extraño si no fuera porque entre los opositores estaba su hija.

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares da la razón, así, a uno de los aspirantes, cuyo examen se quedo sin calificación y que, cuando recurrió, sus alegaciones fueron desestimadas por el propio Fuster, pese a que tenía la obligación de abstenerse.

El aspirante que inició el procedimiento firmó su examen, pero el tribunal que lo calificaba entendió que así no lo podía calificar pues, en teoría, se exigía que las pruebas fueran anónimas, pero este requisito no constaba en la convocatoria.

Por ello, el aspirante presentó dos escritos ante el IB-Salut para exigir que se calificara su examen y ahí es cuando intervino el director general que se encargó de forma personal del expediente. Del mismo no se dio traslado previo al médico que se presentó a la plaza y solo supo que era Fuster quien había resuelto cuando se le notificó la resolución desestimatoria.

El gobierno balear ha intentando deshacer el desaguisado argumentando que el aspirante no había recusado a Fuster, pero la sentencia deja claro que el procedimiento es justo el contrario: el "primer deber es el del afectado por la causa de abstención, máxime cuando es tan evidente como la que concurría en el señor Fuster", teniendo en cuenta además que el opositor nunca llegó a saber que el director general se encargaba del expediente.

Así, la sentencia reprocha que, en este caso, la falta de abstención no fue determinante pues "ha decidido excluir a un competidor de su hija en el procedimiento selectivo en el que ambos participaban".