| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, este lunes en la inauguración de un curso de formación de la Policía en Madrid.
El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, este lunes en la inauguración de un curso de formación de la Policía en Madrid.

Interior niega el desastre de la OPE y lo califica de "retenciones puntuales"

La falta de planificación de la mayor migración de Europa por parte del ministerio de Interior tiene colapsada la frontera de Ceuta, con miles de personas esperando cruzar a Marruecos.

| Manuela Herreros España

Las horas de espera a pleno sol, unidos a los largos trayectos por carrera realizados, están causando que el cansancio y los nervios se apoderaren de los miles de viajeros que tratan de cruzar la frontera por Ceuta para llegar a sus destinos en el norte de África, en una Operación Paso del Estrecho (OPE) que se ha convertido en un auténtico desastre.

Tanto es así que el propio gobierno ceutí ha tenido que actuar como si de una emergencia humanitaria se tratara, repartiendo agua y bebidas isotónicas, además de instalar toldos para paliar el sofocante calor e intensificar la presencia policial para evitar incidentes. Y mientras el máximo responsable de la OPE, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, niega el caos que está generando durante el inicio de la mayor migración que existe en Europa y que se planifica con meses de antelación.

Así Grande-Marlaska es incapaz de ver el problema, negando este lunes que se haya producido un colapso en Ceuta durante el fin de semana. Así prefiere llamarlas "situaciones muy contingentes" y "retenciones puntuales" porque se ha incrementado el flujo de migrantes en un 45% en comparación a la última OPE que se realizó en 2019, pues las siguientes se suspendieron por la pandemia.

Unas previsiones que ya se tenían, pues era de esperar que después de dos años con las fronteras cerradas no sólo en las ciudades andaluzas que sirve de puerta al continente africano, sino casi en toda Europa, se elevara considerablemente el número de viajeros.

 

La reacción del ministro ha sido asegurar que ya se han puesto medidas de remedio que van a "agilizar incluso" el tránsito de vehículos y personas. Sin mencionarlo explícitamente, el ministro ha comparado la situación por la OPE en Ceuta con la denuncia semanas atrás de colapsos en los aeropuertos españoles debido supuestamente a falta de policías en el control de pasaportes, unos acontecimientos, ha dicho, "desarrollados no más que durante unas horas o un día".

Además, ha atribuido a los "estrictos" controles documentales y sanitarios la ralentización del tránsito, con colas que mediaron las siete horas de espera, mientras ha asegurado que la Delegación del Gobierno ya ha anunciado la apertura de nuevas zonas de embolsamiento de emergencia en la ampliación del muelle de Poniente, así como la adecuación de los horarios y franjas de los distintos carriles y a demanda del operativo, entre otras medidas.