| 25 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez sigue optando de presumir fuera lo que no hace dentro.
Sánchez sigue optando de presumir fuera lo que no hace dentro.

La inacción de Moncloa en otra ola anunciada aboca a una Navidad en el alambre

Sánchez sigue presumiendo de su gestión hacia fuera mientras dentro los responsables autonómicos se llevan las manos a la cabeza por su apatía ante lo que viene.

| Javier Ruiz de Vergara España

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Y a juzgar por el enfado creciente entre las autoridades sanitarias de las autonomías de toda España, el Gobierno de Pedro Sánchez está a punto de tropezar por sexta vez en aquella piedra. La roca en este caso se llama sexta oleada de la pandemia y según los expertos está ya aquí y ha venido para quedarse las próximas semanas.


Y no será porque en La Moncloa y en el Ministerio de Sanidad no cuenten con alarmas desde hace días. La situación en centroEuropa, las alertas de la OMS y de la Comisión Europea hace días que circulan por las capitales europeas. "El Gobierno no hace ahora otra cosa que la que ha hecho durante toda la pandemia: ponerse de perfil y hacer como el perro del hortelano", denuncian a ESdiario fuentes del Gobierno Vasco. Las más hostiles con la pachorra de Moncloa.

Tres propuestas ninguneadas

Sánchez se niega a aceptar la petición del lendakari y de otros presidentes autonómicos para establecer una normativa exprés para toda España que regule al menos tres factores: la obligatoriedad de nuevo de la mascarilla en exteriores, un decreto sobre el pasaporte COVID y una regla única sobre la tercera vacuna y la de los jóvenes.

 

En los tres ejes reina el caos absoluto y se ha vuelto a instalar el sálvese quien pueda mientras el presidente solamente aparece en este asunto para hacerse la foto del éxito de la vacunación. Así que las autonomías han decidido actuar por su cuenta con nuevas campañas, como la lanzada este mismo miércoles por la Comunidad de Madrid.

 

 

 

El Gobierno sigue presumiendo de vacunación, en la que ha sido un actor secundario, mientras se pone de perfil en el resto del combate a la pandemia. Darias, este miércoles, tras el Interterritorial.

 


Con una ministra Carolina Darías y un Fernando Simón desaparecidos, este miércoles en el Consejo Interterritorial, el Ejecutivo se ha vuelto a poner de perfil para desesperación de las CCAA.

Frente a las peticiones de una regla única sobre el pasaporte Covid, la respuesta de la ministra ha sido "vacunar, vacunar y vacunar". Así que Ximo Puig ha optado por exigirlo él e Íñigo Urkullu por recurrir al Supremo la negativa del TSJ vasco para autorizarlo. Todo un ejemplo del sudoku en marcha.

Y mientras la incidencia acumulada sigue disparándose y a las puertas del Puente de la Constitución y la Inmaculada y las fiestas navideñas, Sanidad se ha limitado a establecer "recomendaciones" y a activar un nuevo semáforo que, por cierto, llevan tiempo aconsejando los expertos.

La "ley paragüas", en el cajón

Pero con la calle dando síntomas de hartazgo y revuelta, Sánchez rehúye asumir el coste político de las restricciones a sectores ya muy dañados por estos dos últimos años. En las autonomías hay indignación porque casi esos dos años después la ley antipandemias que prometió Carmen Calvo para facilitar un paraguas legal a los presidentes autonómicos duerme en un cajón el sueño de los justos.

Y en estas, las CCAA se siguen encontrado con un frontón en el Consejo Interterritorial que devuelve todas sus propuestas. En la última reunión, este mismo miércoles, el Ministerio de Sanidad ha sido incapaz de cerrar una postura común respecto a la conveniencia de adelantar el cierre y los aforos en bares, restaurantes y locales de ocio nocturno, así como cines.

Y de nuevo, en función de donde resida, cada español afrontará las inquietantes próximas semanas de una manera distinta.