24 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Celaá, este jueves en su reunión telemática con los consejeros de Educación.

Celaá se lava las manos y deja el curso en el limbo con cada autonomía por libre

La mayoría de las comunidades se niegan a que los menores de 6 años regresen a las aulas en la Fase 2. Educación se desentiende y deja en manos de cada región la vuelta a clase.

| J.R.V España

La Conferencia Sectorial de Educación se ha saldado este jueves con un nuevo fracaso. Un sálvese quien pueda. La mayoría de las Comunidades Autónomas han rechazado la hoja de ruta de la ministra Isabel Celaá para la Fase 2 y el Ministerio de lava las manos y abre la puerta a que cada región vaya por libre y tome su propia decisión. De momento, la gran parte de los consejeros se niegan a que los menores de 6 años regresen a las aulas. Y en lo único que todas las partes están de acuerdo es en diseñar un plan por si hay un nuevo confinamiento en otoño.

En la cita de este jueves, la tercera desde el estado de alarma, las autonomías han dejado claro que no quieren aplicar el plan del Gobierno recogido en la orden que prorroga el estado de alarma, y que contempla que los alumnos de cero a seis años cuyos padres trabajen regresen a las aulas a partir de la fase 2. Es decir, el próximo día 25. 

De hecho, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia, Castilla y León y el País Vasco ya han anunciado sus propios planes de regreso a clase. Y la mayoría no abrirá los colegios para alumnos de Infantil, pero sí -de forma voluntaria- para los de 4º de la ESO, 2º de Bachillerato y los ciclos de FP, los cursos de los alumnos que optan a titulación. El gobierno de Urkullu, que había previsto este regreso el próximo lunes 18, ha decidido este jueves retrasarlo al 25.

En lo que si hay acuerdo entre Educación y las comunidades autónomas es en crear un grupo de trabajo para preparar conjuntamente el regreso a las aulas en septiembre contemplando tres posibles escenarios de la evolución de la pandemia: que se pueda reanudar la actividad lectiva con normalidad, que sea necesario mantener una distancia sanitaria o que un rebrote vuelva a cerrar los centros educativos.

Con estas recomendaciones, las comunidades autónomas y los propios centros educativos se encargarán de diseñar sus propios planes de contingencia para "garantizar el desarrollo de la actividad educativa, respetando tanto las competencias de cada una de las comunidades autónomas como la autonomía docente de los centros educativos".

 

Las aulas seguirán vacías para los menores de 6 años también en la Fase 2 de la desescalada.

 

"El grupo de trabajo abordará diversos aspectos como la organización escolar adaptada a la pandemia, la programación didáctica de cursos y áreas, la dotación tecnológica y el refuerzo de la competencia digital y el seguimiento y apoyo de la actividad lectiva a distancia", añaden desde el departamento dirigido por Isabel Celaá.

Tres escenarios para los próximos meses

Este grupo mixto integrado por el Ministerio y los representantes autonómicos trabajará sobre tres posibles escenarios de evolución de la pandemia.

El primero, que el coronavirus remita hasta permitir que la actividad educativa se lleve a cabo de manera presencial en los centros educativos sin la obligación de mantener la distancia interpersonal.

El segundo, que la evolución de la pandemia continúe obligando a mantener la distancia interpersonal en todos los centros educativos como medida de prevención para evitar contagios.

Y el tercero, que un rebrote o repunte de contagios impida el desarrollo de la actividad educativa presencial en algún momento del curso que obligue de nuevo al confinamiento y a la educación a distancia que siguen los escolares desde el pasado mes de marzo.

"En todos los supuestos será necesario adaptar los currículos y las programaciones de los cursos, áreas y materias para prestar especial atención a las competencias fundamentales y para recuperar los déficits ocasionados por la importante alteración que provocó la brusca suspensión de la actividad educativa presencial en marzo de 2020", subrayan desde el Ministerio de Educación.

Si la vuelta al cole en septiembre se tiene que realizar manteniendo la distancia interpersonal para evitar contagios, el Ministerio indica que habría que dividir los grupos y "optimizar todos los espacios del centro educativo, combinar la actividad presencial con la actividad a distancia o adecuar los horarios para cumplir las condiciones sanitarias establecidas y garantizar la continuidad de la formación".

Este escenario, que es el más probable, requeriría además, según el Ministerio, dotar a los centros de equipamiento higiénico sanitario para el personal y el alumnado, establecer medidas de higiene y control sanitario, elaborar protocolos de movilidad para el acceso y salida del centro y dar formación sanitaria al profesorado y alumnado.