23 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Abascal pasa por delante de Casado en el hemiciclo.

Casado y Abascal: 6 semanas de ruptura y un whatsapp en son de paz sin respuesta

Durante este mes y medio el líder del PP ha intentado un acercamiento, pero no ha salido bien. Lo suyo se ha convertido en un ni contigo en la esfera nacional ni sin ti en las comunidades.

| Ana Isabel Martín España

Han pasado seis semanas desde que Pablo Casado abofeteó a Santiago Abascal en el Congreso con un "hasta aquí hemos llegado" que le salió de lo más hondo, y desde entonces las relaciones entre ambos líderes políticos siguen rotas y sin visos de que haya reconciliación posible. Al menos a corto plazo.

El líder del PP intentó un acercamiento cuando, a primeros de noviembre, unos encapuchados apedrearon el negocio de la madre y la hermana de Abascal. Entonces Casado envió al presidente de Vox un whatsapp para mostrarle su apoyo y así iniciar un acercamiento, pero Abascal no le contestó, según fuentes consultadas por ESdiario.

Casado mandó un whatsapp a Abascal que éste no respondió. No ha habido más

Tras aquel primer intento infructuoso no ha habido más. El líder de Vox sigue muy dolido con Casado por lo que consideró un ataque personal durante la moción de censura contra Pedro Sánchez (en especial cuando dijo que había vivido 15 años del PP) y no tiene intención de perdonar ni olvidar.

No obstante, en estas seis semanas el PP y Vox han mantenido una relación bipolar: de ni contigo en la política nacional y de ni sin ti en las autonomías en las que los populares necesitan a los de Abascal. Ya aclaró este último en octubre que no pretendía que un asunto personal interfiriera en política. 

De hecho ni por un momento ni Casado ni Abascal han dejado de ser conscientes de que están condenados a entenderse. Otra cosa es que el presidente del PP sueñe con el reto titánico de hundir a Vox hasta el 8% de porcentaje de voto en tres años -como desveló este periódico- y el presidente de Vox, a su vez, quiera a toda costa sorpassar al PP en las elecciones catalanas de febrero. Porque ello, dicen en su partido, sería todo un misil en la línea de flotación de los populares, en su discurso de que ellos son el voto útil.

 

En el Congreso unos y otros han seguido manteniendo las hostilidades, especialmente esta semana en la que ha habido debate de Presupuestos. Los populares han acusado a los 52 diputados de Vox de haber estado "de vacaciones" por no presentar ni una sola enmienda parcial a las cuentas públicas de Sánchez e Iglesias. A lo que Iván Espinosa de los Monteros respondió que mejor eso que ser colaboracionistas del Gobierno.

Pancarta, tribunales y... hasta caza

También en clave nacional, el PP ha ido recuperando dos terrenos de oposición que había cedido a Vox: la calle y los tribunales. Los de Casado han liderado las protestas contra la Ley Celáa, que además recurrirán ante el Tribunal Constitucional. También han anunciado que pleitearán contra la armonización fiscal que Sánchez ha pactado con ERC.

E incluso este viernes entraron en un coto que ha dado muchísimas alegrías electorales a Vox: la caza. El grupo parlamentario popular registró una proposición de ley para "prorrogar tres años la moratoria recogida en la Ley de Parques Nacionales, que vence este sábado, para la prohibición de la caza y la pesca deportiva y recreativa en los Parques Nacionales, donde la actividad era autorizada previamente a dicha norma".

En las autonomías, la vida sigue igual que antes de la moción de censura. En Andalucía, a mediados de noviembre Juan Manuel Moreno cerró un acuerdo de 32 puntos con Vox a cambio de su apoyo a los Presupuestos, las segundas cuentas públicas del Gobierno del PP y Cs con el voto favorable de Vox.

En Madrid, Rocío Monasterio ha avisado a Isabel Díaz Ayuso de que será exigente, pero en el Ejecutivo regional dan por hecho el acuerdo con Vox. Especialmente en un momento en que los partidos de izquierdas están siendo muy beligerantes contra la presidenta. 

En Murcia Vox tiene un buen lío interno después de que el pasado verano el partido expulsara a tres de sus cuatro diputados en la Asamblea regional.

Ni contigo, ni sin ti.