| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Feijóo despeja el horizonte: el centro libre para conquistar la "amplia mayoría"

El nuevo bandazo de Sánchez con el PSOE abre el caladero electoral de todo el centro a Génova 13. Los populares estrechan relaciones con un socio, el PNV, que será determinante en 2023.

| Javier Ruiz de Vergara España

Nadie dudaba en el PP tras su llegada, que para recorrer el camino que separa la calle Genova 13 hasta La Moncloa, Alberto Núñez Feijóo iba a recorrer el camino del centro. Así lo demostró con su apuesta por la paz interna, la máxima autonomía de sus líderes regionales, los gestos con Cataluña y País Vasco, su oferta de pactos de Estado a Pedro Sánchez y su distanciamiento con Vox, escenificado con la mayoría absoluta de Juanma Moreno en Andalucía.

Y esta semana, Feijóo ha cerrado el círculo de su hoja de ruta tras el elogiado papel de su número dos, Cuca Gamarra, en un embolado político sin precedentes recientes: que el líder de la oposición no pudiera darle la réplica al presidente del Gobierno en un debate de política general.

 

Pero la estrategia diseñada por la cúpula popular y su tendencia disparada en todas las encuestas, ha obligado a Sánchez ha cambiar el paso, sorprender al propio PSOE -empujándolo de nuevo a populismo más radical- y descolocando también a Yolanda Díaz.

Conclusión, el sanchismo abandona de nuevo su supuesto giro a la moderación y deja a Feijóo libre todo el caladero electoral del centro. Un espacio, como ha quedado demostrado en Andalucía el 19-J, en el que el nuevo PP se nutre también de los votantes del socialismo clásico.

La mayoritaria clase media -asalariados y autónomos- vuelve a mirar a los populares en busca de una aternativa que les evite la ruina inminente.

Feijóo ha empujado al Gobierno al peronismo efectista del gasto público y de la demagogia contra los ricos justo cuando la mayoritaria clase media -asalariados y autónomos- vuelve a mirar a los populares en busca de una aternativa que les evite la ruina inminente.

 

 

Feijóo observa desde la bancada popular la intervención de Pedro Sánchez en la tribuna del Congreso.

 

Y de paso, la templada réplica de Gamarra ha dejado a Santiago Abascal en el rincón de la ideología, una apuesta que satisface a sus más fieles, pero que no moviliza a la mayoría de los españoles. La mención al asesinato de Calvo Sotelo es una buena muestra de ello.

“Salimos del Debate con nota. En este formato el presidente tiene mucho que ganar con los datos y el BOE y el líder de la oposición mucho que perder. Pero nuestra alternativa ha salido fortalecida y más visible aún de lo que entró”, afirman a ESdiario fuentes populares.

Guiños del PNV: línea directa Urkullu-Feijóo

Estas mismas fuentes reconocen a este diario que en el equipo más próximo a Feijóo hay “especial satisfacción” por el hecho de que el PP haya logrado romper también durante el Debate de la Nación el estigma de su absoluta soledad.

Solventados por el nuevo líder antiguos malentendidos con la CEOE y los sindicatos -heredados de la etapa de Pablo Casado-, en Génova se da especial importancia a la “línea caliente” abierta entre Feijóo y Andoni Ortuzar.

 

Feijóo y Urkullu se saludan afectuosamente en Ermua el pasado domingo. Han quedado en verse.

 

Muy comentada ha sido la reciente conversación distendida y llena de complicidades entre Feijóo, el lendakari Íñigo Urkullu y el líder del EBB. En el PP Vasco - y así se lo ha trasladado Carlos Iturgaiz a Madrid- son buen consciente del grado de hartazgo de los nacionalistas vascos con La Moncloa.

 

Un PNV que no solo es enemigo histórico del populismo económico y fiscal sino que muchas veces actúa de auténtico lobista de bancos y eléctricas, cuyas sedes centrales radican en Bilbao. “No hay olfato político en España como el que hay en Sabin Etxea”, ironiza en ESdiario un dirigente de los populares vascos.

Y Feijóo ya sabe de primera mano que las pituitarias de Urkullu y Ortuzar han comenzado a percibir en el sanchismo cierto hedor a caduco. El Debate de la Nación no ha hecho otra cosa que certificarlo.