| 24 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pablo Echenique
Pablo Echenique

Echenique se suma a los insultos de Montero y echa la culpa al PP

El portavoz morado en el Congreso ha señalado que la violencia política la ejerce solo el PP y justifica a Montero, que acusó a los populares de fomentar la cultura de la violación

| Miguel Centeno España

Este miércoles, el Congreso de los Diputados se convirtió en un auténtico polvorín después de que la ministra de Igualdad, Irene Montero, acusara al grupo del Partido Popular de ejercer violencia contra las mujeres porque “fomentan la cultura de la violación”. Una frase que fue apoyada por todo Podemos, hasta por su líder, Ione Belarra. 

Unas afirmaciones que fueron borradas del Diario de Sesiones pero que para el PP no fue suficiente, y que exigen la rectificación de los morados, según explicó su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra. Lejos de una rectificación, ha sido Pablo Echenique el último en salir a la palestra para defender con energía las palabras de Montero. 

En una entrevista en Radio Euskadi, Echenique asegura que no son ellos los que tienen que pedir disculpas y rectificar, sino el PP por su “política de género” en otras comunidades autónomas y por la “violencia política” que, asegura, generan. Descarta, de este modo, que sea Podemos la formación que ejerce violencia con esas palabras de la titular de Igualdad. 

“Quien debe rectificar es quien a lo largo de todos estos meses y años anteriores ha llevado a cabo una cacería de violencia política contra Irene Montero”, ha espetado el portavoz de Podemos, blindando a Montero, quien asegura que usó términos recogidos por la ONU.

“La campaña del PP de Galicia hace avanzar la cultura de la violación, según está definida nada menos que por la ONU. Y decir esto no es ningún improperio, es una descripción precisa y objetiva de un hecho material”, ha espetado, sin moverse un ápice del argumentario de la extrema izquierda. 

Una justificación que no ha durado mucho tiempo, puesto que en la entrevista Echenique se ha esmerado en cambiar de tema con rapidez, lanzando un órdago contra el ala socialista del Gobierno (quien criticó las palabras de Montero asegurando que no ayudaban a mejorar la convivencia), en concreto contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska y la polémica de Melilla.