15 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Madrid se adelanta a Sánchez y toma una decisión: cierre de establecimientos

Madrid cierra todos sus establecimientos, Cataluña, Euskadi, Bélgica o Hungría reaccionan con medidas contundentes para frenar el virus, mientras el Gobierno se resiste pese a la presión.

| Andrea Jiménez España

Madrid ya ha dado un paso más y la Comunidad ha ordenado el cierre de bares, restaurantes y tiendas de toda la región para frenar el contagio del coronavirus, solo quedarán abiertas farmacias y supermercados. Antes fue  Urkullu el decretar el estado de emergencia sanitaria en el País Vasco. Y anoche Quim Torra en Cataluña. Ambos han ordenado el bloqueo de poblaciones enteras para frenar el coronavirus

Fuera de España ocurre lo mismo, con reacciones tardías en Francia o Italia que alimentaron el contagio y otras enérgicas, a lo Donald Trump, en Hungría, Croacia, Rusia o ahora Bélgica que se han mostrado eficaces: la vía "China" funciona.

Pero hay una excepción, que quizá explique por qué España tiene ya más contagiados por día que la propia China, epicentro de todo. Con más de 4.000 personas afectadas en toda España y con unas previsiones que apuntan que lo peor de la pandemia está aún por llegar, el presidente del Gobierno sigue sin tomar las decisiones a la espera de una comparecencia a las 14:30 horas.

Cierre total de establecimientos en la Comunidad de Madrid

Sin embargo, las primeras medidas radicales, y a la vez necesarias, ya se han impuesto. La Comunidad de Madrid, la más afectada por el virus ha tomado la drástica decisión de cerrar restaurantes, bares y tiendas, desde este sábado para afrontar el avance del virus, ante un Sánchez que se resiste a tomar decisiones de carácter general y que afecten a todo el territorio.

Esta medida regional es solo una de las primeras fases que se contemplan en un escenario cada vez más complicado que terminaría con una restricción progresiva de la movilidad, que culminaría, de ser necesario, en el cierre parcial de partes de Madrid, o de su totalidad, en caso de máxima emergencia. 

Pero es necesario que Sánchez actúe porque de poco serviría cerrar los bares, restaurantes y otros establecimientos de la Comunidad, si no se evita el tránsito de viajeros por tren, avión o se clausuran las carreteras estatales que conectan la capital con el resto de España.

Confinamiento en poblaciones catalanas

Incluso Torra se ha mostrado más diligente que Sánchez, cerrando varios municipios catalanes, mientras los Mossos están preparando el escenario para un posible cierre total de Cataluña, una medida que según el jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, no sería difícil" ya que existen los recursos para llevarlo a cabo.

De momento, la Generalitat decidió este jueves confinar a la población del área de la Conca d'Òdena (Barcelona), unas 70.000 personas, tras el foco de coronavirus declarado en Igualada (Barcelona), lo que afecta a Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena, en la comarca de Anoia.

 

Con una previsión de al menos 15 días, el confinamiento se prolongará hasta que lo determine el comité técnico y asesor, y durante este plazo los Mossos han desplegado un cierre perimétrico con 29 puntos, y con un servicio interno y un grupo de apoyo que se dedicará a hacer el aprovisionamiento de las tiendas y la distribución de comida y farmacias de estas poblaciones.

El comisario jefe  ha dicho que los confinados deben intentar vivir con normalidad: "Pueden estar en su casa, ir a comprar, a la farmacia y desplazarse a recibir atención sanitaria", y ha añadido que mientras dure de este confinamiento la restricción será salir del municipio. Hacerlo sería una desobediencia e implicaría una imposición de sanción y de desobediencia hacia los agentes que están dando dicha indicación.

 

Y es que, en otros países ya se están tomando decisiones drásticas. Los países asiáticos más afectados como China o Corea ya las tomaron y se ha demostrado su eficacia por lo que otros lugares están siguiendo su ejemplo.

El Estado belga ha asumido las competencias sanitarias 

De hecho, Bélgica ya ha asumido las competencias de sanidad que tenía transferidas a las regiones y ha decidido anular todas las actividades públicas deportivas, recreativas o culturales y el cierre de todos los restaurantes, cafeterías y discotecas, además de cerrar todas las aulas hasta después de Semana Santa.

Además, ha tomado la iniciativa de que sean los docentes y otros funcionarios públicos los que se encarguen de cuidar y mantener aislados a los hijos de quienes no tienen otra alternativa, para evitar así que estén en contacto con los abuelos, que son, en definitiva, el colectivo más vulnerable.

Mensajes de ánimo en Italia

Además, en Italia, el confinamiento está extendido con imágenes de la Plaza de San Pedro en Roma totalmente vacía  y los ciudadanos están siendo responsables, cumpliendo con el mandato y enviando mensajes de ánimo a sus compatriotas. 

De hecho, se ha vuelto viral un vídeo de la fuerza aérea italiana mandado fuerza y ánimo al resto de los italianos para sobrellevar el aislamiento de la mejor forma posible.

 

 

Mientras tanto, en España, cada vez son más las voces que se alzan a favor de un cierre de la actividad para evitar la propagación de la epidemia y que consideran que como en Italia es la solución más eficaz.

De hecho, este mismo viernes, se han sumado a Vox, exigiendo el estado de alarma tanto Inés Arrimadas como el expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera, señalando, este último que "ante la situación que vivimos con el coronavirus, tal y como están haciendo otros países, el Gobierno debería aprobar ya el estado de alarma. Solo así se podrán tomar medidas excepcionales como limitar la movilidad, cerrar temporalmente locales o unir sanidad pública y privada" .

Sin embargo, Sánchez ha preferido anunciar una serie de medidas económicas que a todas luces se antojan insuficientes, ya que más tarde o más temprano tendrá que tomar la decisión que no quiere tomar y quizá entonces sea demasiado tarde.