| 06 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pablo Iglesias y Alberto Rodríguez, condenado este jueves por el Supremo.
Pablo Iglesias y Alberto Rodríguez, condenado este jueves por el Supremo.

La lista de la vergüenza de Podemos: su larga historia de condenas y delitos

Con la sentencia contra Alberto Rodríguez, el partido morado tiene el dudoso honor de tener condenados a los dos secretarios de Organización que Iglesias nombró. Pero hay mucho más.

| Miguel Blasco España

Alberto Rodríguez se ha convertido este jueves en el segundo exsecretario de Organización de Pablo Iglesias en ser condenado por la Justicia. Antes lo había sido doblemente Pablo Echenique, por sus chanchullos con la Seguridad Social pagando en negro a su asistente, y por acusar falsamente de violación a un ciudadano. Junto a ellos, Isa Serra, la actual coportavoz estatal de Podemos, ha sido condenada por los tribunales por agresión a la Policía.

Son solamente tres pruebas de la falta de ejemplaridad en la cúpula del partido morado, mientras la Audiencia Nacional sigue investigando al propio Pablo Iglesias por el caso Dina, y la Audiencia Provincial de Madrid a Irene Montero por el caso niñera; así como a Juan Carlos Monedero por el caso Neurona.

Esto en la cúspide del partido que gobierna España en coalición con el PSOE. Pero en estos siete años de Podemos en la primera línea se ha constituido una auténtica lista de la vergüenza con múltiples condenados a lo largo y ancho de toda España y por los más diversos tipos delictivos.

Malversación de caudales

En esa relación figura, por ejemplo, María Teresa Fernández, teniente de alcalde de Fuenlabrada condenada por un delito de malversación de caudales públicos por hacer una obra en su casa con dinero y materiales públicos cuando era vicealcaldesa de la localidad en 2012.

 

Tráfico de drogas

Por un delito mucho más grave, el tráfico de drogas, fue condenado y obligado a dimitir José Oliver, dirigente del partido morado en Baleares. Fue condenado en 2013 a 20 meses de prisión y 3.000 euros de multa por la posesión de más de 148 gramos de metanfetamina. Problemas con el tráfico de drogas tuvo también el senador por Lanzarote, Ramón Galindo, detenido en 2008 por posesión de cocaína.

En Asturias, fue el parlamentario regional Enrique López, el que fue acusado de un delito de atentado contra agente de la autoridad y de falta de lesiones. Su condición de aforado hizo que el caso se derivara al Tribunal Superior de Justicia de Asturias, que finalmente le absolvió.

También integra esta lista negra la exparlamentaria en las Cortes Valenciana, Covadonga Peremarch, a la que Podemos tuvo que expulsar del partido por un delito de corrupción.

 

Uno de los casos más escabrosos. El candidato de Podemos por Badajoz fue detenido por corrupción de menores y delitos relativos a la prostitución

 

Estafa de 600.000 euros

De vuelta a Madrid, especial revuelo mediático provocaron las hermanas Rosa y Paloma Agudo, número 2 y 3 de la lista de Ganemos en Valdemoro. Fueron condenadas a 3 años  de cárcel por un delito de insolvencia punible, por repartirse 600.000 euros que reclamaban a una inmobiliaria.

Abuso de menores

Uno de los casos más escabrosos se produjo en Castilla León y tuvo como protagonista al parlamentario regional de Podemos, Pedro de Palacio, condenado cuando era menor por abusar de una niña. Acabo dimitiendo de su cargo.

 

El parlamentario de Podemos en Castilla y León Pedro de Palacio. Dimitió vinculado a un sórdido caso de pederastia.

 

Morosidad

También con repercusión en las Cortes Generales, en la relación de ovejas negras de Podemos figura su senadora por Álava, Elvira García, expulsada del partido morado y tránsfuga en el Grupo Mixto. Fue condenada por dejar de pagar el alquiler de la vivienda social de la que disfrutaba en Vitoria. Pese a su nómina de casi 8.000 euros en la Cámara Alta.

 

El senador de Podemos por Guipúzcoa, Josetxo Arrieta, detenido en su día por pertenecer a un comando de ETA.

 

Terrorismo

Uno de los casos más relevantes lo protagoniza el que fue senador por Guipuzcoa, Josetxo Arrieta, exmiembro de ETA. Con tan solo 18 años fue detenido en San Sebastián, junto a otros dos miembros de un comando terrorista.

Agresiones

El de las agresiones a miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es uno de los delitos más habituales en muchos cargos de Podemos. Es el caso de José Bail, exdiputado por Huesca y condenado por agredir en 2012 a la Guardia Civil en una protesta contra el recrecimiento del pantano de Yesa.

Por agresión a un concejal del PSOE fue condenado el edil de Podemos en Jaén, Andrés Bódalo. Condenado a tres años de cárcel y por reincidente, ingresó en prisión.

Prevaricación

En el Ayuntamiento de Madrid, las distintas marcas bajo el paraguas de Podemos han tenido a varios de sus concejales imputados. Rommy Arce, por un delito de odio. También Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer por prevaricación y malversación de caudales públicos. La propia portavoz municipal, Rita Maestre, fue condenada por el delito de ofensa a los sentimientos religiosos por asaltar la capilla de la Universidad Complutense.

El delito de estafa tampoco le es ajeno a Podemos. El gaditano Francisco Cano fue condenado por la Audiencia Nacional a siete años de prisión por su participación en la estafa de la empresa de inversión de bienes Arte y Naturaleza. Una estafa de carácter piramidal.

Injurias al Rey

Otro de los casos que más revuelo mediático provocó tuvo como protagonista a la concejal de Guanyar Alicante, Marisol Moreno, conocida como Marisol la Roja, por injurias al Rey. La Fiscalía pedía para ella 10 meses de cárcel por las frases "absolutamente vejatorias" que dedicó en las redes sociales a la familia real. Finalmente fue condenada a una multa de 6.000 euros por injurias a la Corona.

Corrupción de menores

Otro de los casos más escabrosos se produjo en Badajoz. Su candidato en 2015 Salvador Salvatierra de Toro fue detenido como presunto autor de un delito de corrupción de menores y delitos relativos a la prostitución. La Policía encontró en su domicilio un ordenador con imágenes de menores desnudas.

Otro dirigente de Podemos con problemas con la Justicia fue el diputado autonómico extremeño  Eugenio Romero, acusado por dos delitos de coacciones y desorden público.