| 25 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez saluda a los líderes de CCOO y UGT.
Pedro Sánchez saluda a los líderes de CCOO y UGT.

Sale a la luz la factura que el PSOE debe pagar por el desfalco de los ERE

15 millones de euros es la cuenta pendiente. El Tribunal de Cuentas ha confirmado las fianzas por el mayor caso de corrupción en España en el que Ferraz y los sindicatos salen retratados.

| Miguel Blasco España

De forma oficial, el Tribunal de Cuentas ha dado a conocer este lunes la factura que PSOE, UGT y Comisiones Obreras deberán abonar por el gigantesco escándalo de corrupción de los ERE de Andalucía. Un caso más dentro del entramado paralelo que, como revela este lunes ESdiario, organizaron los socialistas con dinero público.

Se trata de una mínima parte de los cientos de millones procedentes de los fondos europeos que se esquilmaron a lo largo de varios años en la Juntas socialistas presididas por Manuel Chávez y José Antonio Griñán. Pero será Pedro Sánchez, junto a Unai Sordo (CCOO) y Pepe Álvarez (UGT) los que deberán afrontar el pago de 15 millones de euros.

En concreto, el órgano fiscalizador del Estado ha confirmado que reclama un total 15.673.702,21 euros tras haber dictado un acta de liquidación provisional por esta cantidad que afecta a altos cargos del PSOE y varias personas vinculadas a UGT en relación con presuntas irregularidades contables aún pendientes de enjuiciar en las ayudas socio laborales y a empresas en crisis concedidas por la Dirección General de Trabajo de la Junta en los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos.

 

El origen de esta reclamación, según informa una nota del propio órgano de fiscalización contable, se encuentra en un informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía sobre las ayudas a trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo y empresas en crisis otorgadas por la Administración de la Junta de Andalucía. Ejercicios entre 2001 y 2010.

A partir de sus resultados y ante la posibilidad de que hubiera responsabilidades contables, el Ministerio Fiscal y la Junta de Andalucía presentaron demandas y se abrieron tres procedimientos diferentes.

 

El fallecido Francisco Javier Guerrero, sobre cuyos herederos recae la multa más elevada.

 

Respecto de uno de ellos, el pasado 15 de julio se dictó acta de liquidación provisional en la que se reclaman solidariamente a los investigados un total de 15,6 millones, si bien de ellos 7,69 la investigación los imputa indiciariamente al que fuera director de Trabajo de la Junta ya fallecido Francisco Javier Guerrero, por lo que de esta cantidad, de confirmarse una condena por responsabilidad contable, responderán sus herederos.

En el expediente también aparecen su sustituto en el puesto Juan Márquez Contreras -se le requieren 5,18 millones según la información facilitada, mientras que al también ex director de trabajo Daniel Alberto Rivera Gómez se le hace presuntamente responsable de desvíos contables por valor de 2,78 millones.

UGT y CCOO, señalados

En el acta se cita igualmente como presuntos responsables del desvío de este dinero público aún pendiente de enjuiciar la Federación Estatal Minerometalúrgica de CCOO.; y la Federación Estatal del Metal, Construcciones y Afines de la UGT, además de varias empresas vinculadas a estas ayudas.

Los procedimientos abiertos, según la información facilitada por el Tribunal de Cuentas son tres: en relación "Ayudas destinadas a empresas para la financiación de Planes de Viabilidad"; "Ayudas socio-laborales a trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo y empresas en crisis otorgadas por la Administración de la Junta de Andalucía, 2001-2010"; y por "Gastos de gestión/administración abonados a intermediarios en la contratación de pólizas de seguros colectivos de prima única".

Sobre estos procedimientos, algunos desglosados en varias piezas, se han venido dictando sentencias desde 2017, algunas de ellas condenatorias y ya firmes, que se están ya ejecutando.