| 30 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Macrobotellón de la noche del viernes
Macrobotellón de la noche del viernes

El caos vuelve a Barcelona con una noche de macrobotellón playero y peleas

Con absoluta pasividad municipal y sin control de la Policía, miles de jóvenes se concentraron a lo largo de un kilómetro de playa, entre reyertas, robos y consumo de drogas.

| M.V. España

La situación en Barcelona sigue siendo insostenible. Las concentraciones masivas y los disturbios se han apoderado por tercera noche consecutiva de la Ciudad Condal. Las playas de la ciudad fueron escenario de las algaradas en esta ocasión, con miles de jóvenes apiñados, consumiendo alcohol y drogas y enzarzándose en violentas reyertas sin ningún control. La sensación de inseguridad y de caos no cesa de crecer.

 

En la noche de este sábado, la tercera de las fiestas locales de La Mercé, miles de jóvenes llegados de todos los barrios de Barcelona y de poblaciones de los alrededores se volvieron a concentrar en un macrobotellón. El lugar escogido esta vez fue el litoral, desparramándose la muchedumbre por más de un kilómetro de playa y sin ningún dispositivo policial especial.

Si en el escenario de la segunda noche de fiesta en el centro hubo mucha policía, con decenas de furgonetas de Mossos d’Esquadra, a orilla del mar y en los paseos marítimos se ha visto poca policía autonómica y agentes Guardia Urbana. Terreno abonado, así, al desenfreno y el descontrol.

El alcohol y la droga (especialmente el gas de la risa, óxido nitroso, la droga de moda inhalada en globos de plástico) ha circulado a raudales, entre un ruido infernal de música procedente de toda clase de altavoces. La mayor parte de los concentrados han sido chavales muy jóvenes, de no más de 18 años.

Llamativa ha sido también la impunidad con la que un grupo de violentos, todos de negro, se han dedicado a robar a los concentrados, sin ocultarse y usando una extrema violencia, armados con palos, botellas y vidrios rotos. Las peleas han estado servidas, viéndose involucradas decenas de chavales, golpeándose y arrojándose vasos y botellas sin que nadie interviniera. Las redes sociales han dado buena cuenta de ello.

 

 

 

 

Desde el Ayuntamiento, no obstante, se ha informado de que la noche ha sido más tranquila que las dos anteriores, aunque se han registrado 13 detenciones.

Las presentes fiestas de La Mercé son las primeras grandes celebraciones de la ciudad desde el fin de la pandemia y el desenfreno han sido la tónica. Los macrobotellones que se han registrado durante el verano fueron su anticipo. Y aunque la alcaldesa Ada Colau, completamente desbordada, ha apelado a la responsabilidad individual y ha culpado a la acción de unos pocos violentos, lo cierto es que la imagen de anarquía devastadora que proyecta Barcelona es la que impera.