| 16 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una foto de archivo
El ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una foto de archivo

Garzón se reafirma sobre la carne y desde el PSOE le acusan de buscar notoriedad

El ministro de Consumo se reafirma en sus palabras sobre la carne y se siente respaldado por Sánchez pero desde el PSOE siguen pidiendo que rectifique y señalan su afán de polémicas.

| Andrea Jiménez España

Alberto Garzón ha salido con todo en la primera entrevista que ha concedido tras su polémico artículo en The Guardian sobre la carne española. No se desdice, sino que reitera su postura pese a la indignación que ha generado en el sector e incluso ha atacado las "contradicciones" que, a su juicio exhibe el PSOE, pero los socialistas han salido al paso: el ministro Luis Planas, le pide que reconozca su error e incluso el presidente manchego, Emiliano García Page, asegura que solo busca notoriedad.

Pero el ministro de Consumo está convencido de sus palabras y así lo reiteró este martes en La Sexta donde ha insistido en que no se siente desautorizado por Sánchez. "Creo firmemente que es la línea que tiene que seguir un gobierno progresista", ha subrayado.

El ministro ha reiterado que su entrevista en el diario británico es "impecable" y se ha mostrado convencido en "seguir esa línea de trabajo" respecto a este sector. Garzón ha aclarado que la "ganadería extensiva, social y familiar" es sostenible y sirve para "proteger el territorio y arraigar población". A su juicio, este modelo "está amenazado por las macrogranjas", que "promueven el cambio climático", y ha afeado que el 'lobby' cárnico "construyó" un bulo en torno a sus palabras.

 Además,  ha planteado "contradicciones" dentro del PSOE sobre las macrogranjas. En este punto, ha explicado que aplaudió al gobierno socialista de Castilla-La Mancha por la moratoria en Cuenca contra estos proyectos.

"La sorpresa vino cuando el presidente Page me atacó con ferocidad y con formas que no puedo compartir en política. Ese tipo de cuestiones no puedo resolver cómo han sucedido", ha indicado el titular de Consumo, quien ha recordado que el presidente castellano-manchego no estuvo "muy conforme" con la coalición que se formó con Unidas Podemos en el Ejecutivo central.

Page asegura que a Garzón, "como tiene pocas competencias en el ministerio, le interesa tener polémicas"

Pero Emiliano García Page, no se ha quedado callado y, si bien al inicio de la polémica ya deslizó que "cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo", ahora ha abandonado los refranes populares para ser aún más claro.

En una entrevista en Onda Cero, Page ha deslizado que el ministro solo busca notoriedad y ha asegurado que como Garzón "tiene pocas competencias en el ministerio, le interesa tener polémicas". Además, una vez que el Ministerio de Consumo tiene la competencia de velar por la salud y la calidad, "si el ministro de Consumo dice que es de mala calidad la carne española, primero lo tiene que demostrar y segundo, lo tiene que corregir".

Además, Page ha respondido a Garzón, después de que este asegurase en La Sexta el presidente castellano-manchego le atacase con "ferocidad" y con formas en política que no comparte, negando haber atacado "con ningún tipo de ferocidad" y considera que "hay que ser serio" para abrir este tipo de debates.

Planas pide a Garzón que rectifique

Sin embargo, pese a que Garzón insiste en que no se siente desautorizado por Sánchez, el ala socialista del Gobierno pide que rectifique. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que este martes ha recorrido varios medios de comunicación para intentar fijar una postura distinta por parte del Ejecutivo, ha asegurado en TRECE que "Garzón deberá admitir que las expresiones que ha utilizado son muy confusas, como el concepto de la ganadería intensiva con las macrogranjas, y el hecho de que se ponga en duda la calidad de nuestros productos de cara a la exportación".

De hecho, ha insistido en que "eso no tiene nada que ver con la realidad, porque nos compran por la calidad de los productos y sus buenos precios. Cuando exportamos fuera de la UE, vienen misiones a inspeccionar”.

 

Aún así, no ha querido echar más leña al fuego y, pese a su malestar, ha explicado que él no es “quién para juzgar a nadie, tengo mis opiniones y las expreso. Ha habido unas declaraciones que no han sido afortunadas que se han aprovechado de forma política. Es entendible que se pueda producir. Nuestra agricultura y ganadería merece respeto, apoyo y consideración”.