| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez, entre Emiliano García-Page y Javier Lambán.
Pedro Sánchez, entre Emiliano García-Page y Javier Lambán.

La paz de los cementerios impuesta por Sánchez hace al PSOE una olla a presión

El socialismo anda revuelto. Así es, por mucho velo de silencio que quiera ponerse. Los barones llevan semanas inquietos y el escenario cada vez se caldea más.

| Antonio Martín Beaumont España

 

 

El cúmulo de crisis encadenadas por Pedro Sánchez ha tensado las costuras del Partido Socialista. No sólo en su parte visible, con los bofetones del aragonés Javier Lambán y antes del castellano-manchego Emiliano García-Page. También hay otros líderes regionales y cuadros que cuestionan fuera de los focos los pasos de Sánchez. El valenciano Ximo Puig hace meses que se viene moviendo. Se palpa una sensación creciente de desaliento en los territorios.

En el entorno del presidente  se quejan de que algunos mandatarios territoriales lancen públicamente sus críticas, cuando podrían hacerlas llegar en privado. Monclovitas importantes les tachan de "desleales". Además, el alto mando socialista avisa de que a Sánchez le queda mucho tiempo de secretario general. En suma, que mejor les iría ser comedidos.

La duda en el aire es si las federaciones aguantarán en las municipales y autonómicas. Los resultados, inevitablemente, van  a tener lecturas y repercusiones nacionales. El término intranquilidad se queda corto para definir el estado de ánimo del PSOE. Las muestras de pesimismo laten.

Feudos con mando en plaza admiten que Pedro Sánchez está "lejos de ser el de 2019"

"Sánchez está lejos de ser el de 2019", admiten desde feudos con mando en plaza. Y hay quienes no descartan que, tras las urnas del 28 de mayo, pueda ser necesario emprender lo que ahora mismo llaman "una reflexión profunda". Tampoco podrían ir mucho más allá de un sonoro desahogo contra su secretario general mientras ostente la presidencia del Gobierno. Y ello siempre después de tener meridianamente clara la existencia de alguna alternativa. Que hoy nadie vislumbra.

Y entonces ¿qué? "Tenemos un problema de cantera", admiten cuadros socialistas. Desde las alturas de su cuartel general quitan hierro al tema: "El jefe (se despachan) está sereno y firme".

Algunos cuadros socialistas admiten que "tenemos un problema de cantera"

Cerca de 180 normas aprobadas en el Congreso. Es la cifra a la que se aferra La Moncloa para sobrevolar el ruido y hasta presumir de la "óptima salud" de la coalición. Pero ministros de la órbita socialista temen estar caminando hacia la voladura de la sociedad de intereses entre PSOE y UP.

Las diferencias entre los socios tienen muchos frentes abiertos. Desde la Ley de Sí es Sí a la Trans, pasando por la de Familias, la ley contra la Trata, el maltrato animal y la reforma de las pensiones… Con esos mimbres le va a tocar hacer los cestos al Gobierno durante todo un año electoral.