24 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Felipe González, este jueves, en la presentación del libro sobre Rubalcaba.

Ferraz trata de convencer a Felipe para que se calle tras su rapapolvo a Lastra

El PSOE cambia de estrategia tras la rotunda respuesta del expresidente a la llamada al silencio que le hizo la número dos de Sánchez. Ábalos le reclama ahora "solidaridad y empatía".

| Javier Ruiz de Vergara España

"A mí nadie me manda callar", advirtió este jueves Felipe González. Fue su reacción a la mordaza decretada por Adriana Lastra contra los "mayores" del PSOE cuando hace unos días replicó disciplente a las críticas de veteranos socialistas con su "Ahora nos toca a nosotros".

Así que Ferraz y el Gobierno parece haber decidido a cambiar de estrategia con el respetado expresidente y exsecretario general del PSOE para tratar de convencerle por las buenas de que calle ante los pactos de Pedro Sánchez con Bildu y Esquerra. Y el papel de poli bueno ha recaído en el secretario de Organización y número tres del partido, José Luis Ábalos. Para tratar de no agitar más las aguas con los veteranos del partido indignados por la subasta de Moncloa para sacar a cualquier precio los Presupuestos.

En un tono bien distinto al de Adriana Lastra, Ábalos ha asegurado este viernes que la opinión de González siempre ha sido "tremendamente respetada" en su formación, y ha cuestionado que ahora también la respeten aquellos que eran sus "adversarios" y que pedían su dimisión, e que incluso "trataron de llevarle a la cárcel".

"Quiere decir que para la derecha, todo socialista bueno es aquel que ya no puede hacer demasiado", ha asegurado Ábalos en una entrevista en TVE, al ser preguntado por las críticas de Felipe por el acercamiento del Gobierno a ERC y Bildu para aprobar los Presupuestos.

 

Ábalos fue el representante del actual PSOE en la presentación del libro sobre Rubalcaba ante la comentada ausencia de Sánchez y Lastra.

 

Ábalos ha tratado de rebajar tensiones con la vieja guardia y ha querido dejar claro que el expresidente es un referente para su partido, para España "y para el mundo", pero le ha pedido que ejerza su derecho a opinar con "solidaridad" y "empatía" con el Gobierno, porque las circunstancias en las que están gobernando ahora, que son las que les ha tocado asumir, son "muy difíciles".

De hecho, fue el único miembro de la cúpula de Ferraz que asistió a la presentación del libro del periodista Antonio Caño sobre Alfredo Pérez Rubalcaba en la que oficiaron como presentadores el propio Felipe, Edu Madina y Elena Valenciano.

Por ejemplo, el ministro ha señalado que ya no hay un bipartidismo imperfecto como en su época, sino un Parlamento muy fragmentado. Ante eso, ha defendido que lo importante es que se va a conseguir sacar adelante las cuentas públicas, lo que contribuye, a su juicio, a que gane el Estado.

También al papel de Felipe González se ha referido este viernes la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha expresado su "máximo respeto" por el expresidente.

"Tengo el máximo respeto por la opinión de Felipe González y la de cualquier persona. González ha sido un gran presidente. Pero el Gobierno actual está muy implicado en que España salga adelante y eso es muy importante", ha sostenido.