| 30 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Mapa con el posible recorrido del cohete chino
Mapa con el posible recorrido del cohete chino

Reabierto el espacio aéreo tras la amenaza de impacto de un cohete chino

El artefacto aéreo ha obligado a cerrar el espacio aéreo de Cataluña e Ibiza dejando, al menos, medio centenar de vuelos con retrasos

| M. Centeno España

Long March 5B. Así se llama el cohete chino de 23 toneladas que ha entrado en el espacio aéreo español fuera de control amenazando con caer en cualquier punto de la comunidad autónoma de Cataluña y las Islas Baleares, concretamente, en la zona de Ibiza. Eso es lo que decían las proyecciones científicas, las cuales han advertido de un riesgo de impacto considerable, lo que ha obligado a cerrar el espacio aéreo de Cataluña e Ibiza. 

Finalmente, el cohete ha pasado de largo por el espacio aéreo nacional cayendo en el Pacífico Sur, según ha informado el Ejército de los Estados Unidos. Pero como no era algo seguro, la prioridad fue proteger a la aviación y retrasar todos los vuelos de los aeropuertos de dichas regiones. Y es que, como no existe ninguna ley ni tratado internacional que diga cómo hay que gestionar los artefactos especiales fuera de control, se decidió bloquear los despegues y aterrizajes de dichas zonas, aunque finalmente no ocurriera nada.

“Eurocontrol informa de la reentrada no controlada de un cohete chino en la atmósfera. Se ha establecido Rate Cero para determinadas zonas de espacio aéreo español y ello puede afectar al tráfico aéreo en forma de retrasos en tierra y desvíos de ruta en vuelo”, ha explicado la cuenta oficial de Twitter de los controladores aéreos de España. 

Y es que este es el cuarto cohete que queda fuera del control de la agencia espacial china, que sigue empeñada en lanzar elementos aeroespaciales al cielo internacional para avanzar en su carrera espacial internacional. Pero ha llegado a un punto de “habitualidad”, que los organismos espaciales internacionales como la “Corporación Espacial” ya lo consideran “chatarra”.