| 13 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Begoña Aramendía, la segunda general del Ejército español.
Begoña Aramendía, la segunda general del Ejército español.

El currículum de la segunda mujer general que da un repaso al feminismo de cuota

Defensa ha ascendido a la militar Begoña Aramendía a lo más alto del escalafón de las Fuerzas Armadas. Pero no ha sido una cuestión de cuotas, méritos tiene de sobra.

| ESdiario España

España ya tiene a la segunda generala de su Historia. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el Real Decreto por el que se asciende a general auditor a la coronel Begoña Aramendía Rodríguez de Austria, de 55 años, quien se convierte así en la segunda mujer en las Fuerzas Armadas españolas que llega al generalato.

Begoña Aramendía, nacida en Sidi Ifni (Marruecos) el 1 de octubre de 1965, es licenciada en Derecho por la Universidad de Zaragoza en 1968 e ingresó en el Cuerpo Jurídico Militar en 1989, en la primera promoción con mujeres.

Desde 1990 fue ocupando destinos de asesoría jurídica en la Armada, en Canarias, en la Escuela Naval Militar y en el Cuartel General de la Armada, compaginándolos con funciones de profesorado. Después ejerció doce años en la Fiscalía de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo y desde 2008 ha ocupado distintos cargos en el órgano central del Ministerio de Defensa, el último desde octubre de 2019 como vicesecretaria general técnica.

Procedente de una familia con una larga tradición militar por ambas ramas, Aramendía ha participado en cuatro operaciones en el exterior: Kosovo (2000), Afganistán (2003), Bosnia-Herzegovina (2006) y Líbano (2008).

Cuenta con 23 condecoraciones, destacando varias cruces al mérito militar del Ejército de Tierra, de la Armada, Aeronáuticas y de la Guardia Civil, así como la Cruz Distinguida de 1ª clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, muy valorada entre los juristas, y la última, la Medalla Conmemorativa de la operación Balmis.

"Alcanzar el generalato es una satisfacción, supone culminar una carrera y el reconocimiento al esfuerzo de 32 años de servicio -ha señalado la recién ascendida-. Como mujer es un orgullo, soy consciente de que soy un referente para las mujeres de las Fuerzas Armadas que vienen detrás".