| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

Sánchez se queda solo, recula y tiene que volver a "enterrar" a Franco

El Gobierno mete en la nevera una de sus banderas ante la falta de apoyos y se centra en conseguir terminar la legislatura

| Alejandro Alonso España

El Gobierno exhibe con triunfalismo una mayoría de más de 180 diputados para avalar los Presupuestos Generales del Estado para 2022 en su trámite parlamentario. Hasta 14 partidos apoyarán las cuentas públicas, según presumen en Moncloa. Un espejismo de estabilidad para Pedro Sánchez, que sigue dependiendo de soberanistas y nacionalistas, para materializar su agenda legislativa. 

Una de las primeras leyes 'estrella' de Sánchez  que se cae por la falta de apoyos en este gobierno de coalición es la famosa Ley de Memoria Democrática, que tienen a ERC y EH-BILDU en contra de la norma. Además ERC pide para su voto a favor la modificación de la ley de Amnistía de 1977. Por el momento, palabras mayores hasta para Pedro Sánchez.

 

El proyecto, heredado por Félix Bolaños de manos de Carmen Calvo, puede quedar irremisiblemente congelado ante la ausencia de acuerdo entre los grupos de la mayoría de la investidura. Después de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, el Gobierno quiso dar continuidad a su apuesta por la memoria con una norma que ponía a las víctimas en el centro y aumentaba los recursos para investigar y recuperar los restos diseminados en fosas comunes por todo el país.

En el Gobierno venden el retraso como una cuestión de prioridades y aseguran que ahora se enfocan en los objetivos económicos.Se dan, por tanto, por satisfechos con asegurarse antes de final de año la aprobación de los Presupuestos para 2022, un trámite que les garantiza agotar la legislatura, y consolidar además las reformas que exigen desde Bruselas.

ERC y Bildu no creen que la ley sea ambiciosa

Los independentistas argumentan que el Gobierno toma el pelo a las víctimas con lo que consideran un texto que no es más que un enjuague del ya vigente. Por su parte, el Ejecutivo confía en hacer cambiar de opinión a ERC y a Bildu para aprobar el proyecto aunque sea por la mínima, aunque el pulso se antoja complicado.

Sin embargo, tanto las asociaciones como los socios parlamentarios independentistas creen que la ley no es suficientemente ambiciosa y reclaman, por ejemplo: resarcir económicamente a las víctimas del fascismo o retirar el título de Rey a Felipe VI por haber sido concedido a Don Juan Carlos por un 'régimen ilegal'.