| 22 de Noviembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El Rey preside el acto de promesa de Pablo Iglesias como vicepresidente.
El Rey preside el acto de promesa de Pablo Iglesias como vicepresidente.

Alivio en Zarzuela: la marcha de Iglesias allana el plan de cambios de la Corona

La Casa Real y Moncloa llevan semanas intercambiando documentos para el "plan renove" de la Monarquía que Podemos quería boicotear. La marcha del vicepresidente, todo un respiro.

| Javier Ruiz de Vergara España

En La Zarzuela "no comentan" la salida de Pablo Iglesias del Gobierno. Felipe VI ha mantenido desde su llegada a la Jefatura del Estado la "máxima neutralidad institucional", según subrayan a ESdiario fuentes de la Casa Real. Muy lejos del borboneo que tanto caracterizó al anterior Monarca, Juan Carlos I.

Otra cosa es la inmensa sensación de alivio que planea en estas horas sobre el equipo del Monarca con la salida del vicepresidente segundo del núcleo duro de Moncloa.

No quiere decir esto que en el entorno del Rey se considere finalizada la ofensiva de Podemos contra la Corona. Pero, reconocen las fuentes consultadas por este periódico, que el equipo de Pedro Sánchez con más directa interlocución con Zarzuela tiene desde ahora las manos "mucho más libres".

No es una circunstancia superficial. Felipe VI y Pedro Sánchez acordaron hace meses -se cumple ahora un año de la ruptura oficial del Rey con su padre- un plan renove para la Monarquía. Una modernización que Zarzuela y Moncloa llevan ya semanas madurando mediante el intercambio de papeles entre el jefe de la Casa, Jaime Alfonsín; y la vicepresidenta Carmen Calvo y el hombre fuerte de Sánchez para las materias sensibles, Félix Bolaños.

 

 

La Jefatura del Estado y Presidencia del Gobierno avanzan a buen ritmo para impulsar una nueva norma -cuyo rango está aún por definir- que regule por fin el funcionamiento de la Corona de forma "reflexiva" sin que obligue a una reforma de la Constitución.

Se trata, sobre todo, de la posible renuncia del Rey a su inviolabilidad para los actos ajenos a su labor como Jefe del Estado. "Soy partidario de limitar la inviolabilidad del Rey y lo he hablado con él", reconoció Sánchez en diciembre de 2018.

Entres los documentos intercambiados por Zarzuela y Moncloa esta también la posible norma que obligue a la publicación del patrimonio de la Familia Real para evitar que el caso Emérito salpique aún más a Felipe VI.

Sin embargo, sobre estas negociaciones que avanzan a buen ritmo planeaba la amenaza de Pablo Iglesias. Porque el trabajo conjunto de Alfonsín y Calvo se ha hecho hasta ahora a espaldas de Unidas Podemos. De hecho, Iglesias impulsó una proposición de ley para una Ley de la Corona propia, mucho más restrictiva y destinada a maniatar al Rey hasta el punto que le deja sin capacidad de acción para decidir su propia agenda.

Por eso en Zarzuela se respira con alivio. Los morados siguen en el Gobierno pero la marcha de Iglesias resta peso político y capacidad de veto a los ministros podemitas. Y da al PSOE mucho más margen de maniobra para dar al Rey una pista de aterrizaje a su plan para culminar la renovación de la Institución que ya impulsó desde el minuto uno de su coronación en 2014.