18 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

El experto que asesoró sobre el mal de las "vacas locas" desenmascara a Sánchez

El toxicólogo Eduardo Rodríguez Farré ha analizado la situación que vive España ante el coronavirus haciendo unas afirmaciones que retratan la inacción del Gobierno.

| Yolanda Lorenzo España

Es una de las grandes eminencias científicas e incluso asesoró a la OMS en la crisis del síndrome del aceite tóxico de colza y a la UE sobre la encefalopatía espongiforme bovina, conocido como el síndrome de las "vacas locas", por lo que Eduardo Rodríguez Farré tiene la autoridad suficiente para hablar de pandemias y crisis sanitarias como la que está asolando España en estos momentos.

Además, ha dado un dato de lo más contundente, asegurando en ABC que "el número de casos de coronavirus es entre cinco y diez veces superior" al facilitado por las autoridades sanitarias, ya que "no hay mecanismos para detectar a todos los infectados" y esta es "la principal razón por la que las cifras de positivos son menores".

 De hecho, insiste en que "en Alemania e Islandia se han realizado controles masivos a la población y la epidemia ha cursado de forma menos cruenta" ya que "ha habido un número importante de infestaciones pero menos muertes"

Por ello, considera que "la clave pasa también por disponer de sistemas de detección potentes, algo que aquí no ha habido, y por tener recursos sanitarios para hacer frente a los casos más graves. En España han faltado test, mascarillas, guantes, respiradores... el material más básico".

Junto a ello, ha criticado las inacción del Gobierno a la hora de atajar la pandemia, ya que "cuando la epidemia estalló en China minimizamos su impacto; pensamos que no iba con nosotros. Cuando llegó a Italia seguimos viendo el problema con distancia, por lo que asegura que "tardamos en reaccionar".

Además, el experto, considera que no solo la manifestación del 8M debería haber sido cancelada, sino que también se autorizó la movilización ciudadana hacia Perpiñán el 29 de febrero para apoyar a Puigdemont", por lo que ha insistido en que "sea el acto que sea a mi juicio autorizar esas concentraciones fue una irresponsabilidad política".