03 de Marzo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Rufián, este martes en actitud chulesca en la tribuna del Congreso.

Ensayo general: Rufián incendia el Congreso y calienta el debate sobre el 155

Esquerra, PDeCAT, Podemos y Bildu vuelven a mostrar su entente frente a la aplicación del precepto constitucional. "Aquí les esperamos", advierte el portavoz de ERC.

| Javier Ruiz de Vergara España

El Congreso vivió este martes una especie de ensayo general del debate que, este próximo viernes, acabará en el Senado con la aplicación -si no se produce una sorpresa inesperada- del artículo 155 de la Constitución. La percha, el debate de una proposición no de ley presentada por el PP en apoyo de los policías y guardias civiles desplegados en Cataluña para evitar el referéndum ilegal del 1 de Octubre. Pero como se esperaba, el debate fue más allá y se convirtió en un rifirrafe sobre el citado artículo 155. Sobre todo a manos de los diputados independentistas.

En defensa de su iniciativa parlamentaria, el popular José Alberto Martín-Toledano afirmó que "apoyar a la Policía y Guardia Civil en el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debería ser un honor de todo demócrata". Y, tras reclamar un incremento de los salarios de los miembros de las FSE para equipararlos con los de los Mossos, el portavoz del PP denunció el "acoso" a los policías en Cataluña durante las última semanas y denunció los "insultos, vejaciones y coacciones" que han sufrido. "Ha habido una campaña de descrédito, de mentiras, falsedades y engaños, para ponerlos en la diana como si fueran los enemigos del pueblo catalán", denunció.

Rufián avanza en el Congreso la estrategia de Esquerra: victimismo e incendiar el debate sobre el 155

Pero el portavoz del PDeCAT, Joan Guillaumes, habló de los "más de 1.000 certificados médicos" supuestamente expedidos tras el 1-O y acabó con un agrio ataque a la bancada popular: "Al PP a ser franco no le gana nadie".

Pero, como se esperaba, fue el portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, quien literalmente incendió el debate. Comenzó leyendo unos supuestos partes médicos de la Consejería de Salud de la Generalitat de heridos a manos, denunció apuntando a los escaños del PP, de "su policía militar". "Son los heridos que ustedes niegan que existan. Gente apaleada por orden de ustedes simplemente por querer votar", dijo.

 

"Lo único que tenemos que decir es que aquí les esperamos. Con los brazos abiertos. A la buena gente de España: los mismos que os mintieron con el Prestige, con el YAK, con el 11-M y con la Gürtel os están mintiendo sobre Cataluña", alzó la voz. Y terminó con un recuerdo a los presidentes de la ANC y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. "Hay dos buenas personas en la cárcel, dos personas de paz. Dos personas que llevan mucho más tiempo en la cárcel del que en su día pasaron Rato, Bárcenas, Utrera Molina y Martín Villa".

Y acto seguido mostró unas fotografías entre el abucheo general; la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le llamó al orden, hizo un gesto de chulería recogiendo sus papeles y bebiendo un sorbo de agua, y abandonó muy lentamente la tribuna de oradores.

Por parte de Podemos, Juan Antonio Delgado, denunció la "incompetencia política" del Gobierno en la crisis de Cataluña y exigió que "en tres años" se haya culminado la equiparación salarial de policías y guardias civiles con mossos y ertzainas. "Cogan el Piolín (el barco que aloja a los policías en Barcelona), metan al señor Rajoy y al señor Puigdemont y que dialoguen, dialoguen, dialoguen", concluyó Delgado.

Aliada de los independentistas se mostró la portavoz de Bildu, Maite Beitialarrangoitia, que denunció las "torturas" a la "ciudadanía catalana" a manos de los agentes.

Rajoy y Puigdemont, durante el funeral por las víctimas del accidente aéreo de Germanwings

 

Un debate, el de este martes en el Congreso, que ha servido de primer ensayo al que el Senado acogerá este viernes. La Cámara Alta ha decidido finalmente ofrecer al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, dos posibilidades para que acuda a la Cámara a defenderse de la aplicación del artículo 155, o el jueves 26 en comisión o el viernes 27 en Pleno, y ha abierto la puerta a que ambos debates puedan producirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguraron fuentes parlamentarias.

¿Cara a cara Rajoy-Puigdemont?

Este martes se constituyó la comisión del Senado que estudiará las medidas aprobadas por el Gobierno para su aplicación en Cataluña, se aprobó el calendario de trabajo para los próximos días y se designó una ponencia que estudiará en primer lugar el asunto.

Así, finalmente, la Generalitat tendrá hasta el jueves a las 10 de la mañana para enviar las alegaciones y los documentos que considere oportunos y para designar y comunicar al Senado a un representante, que puede ser el propio Puigdemont, que defienda su posición. Fuentes de distintos partidos consultadas creen que el dirigente catalán va a comparecer el jueves en comisión.

El Senado facilita a la Generalitat un cara a cara entre Puigdemont y Rajoy, o entre el president y la vicepresidenta del Gobierno

El portavoz del PDeCAT, Josep Lluís Cleries, había solicitado que el plazo para Puigdemont se abriese este mismo martes, desde la constitución de la comisión, y pudiera prolongarse hasta el jueves. Pero PP y PSOE han decidido finalmente que no: el calendario se conoce desde el pasado sábado y la Generalitat ha tenido tiempo para adaptarse a él si verdaderamente quiere acudir a la Cámara Alta, apuntaron fuentes parlamentarias.

Estas mismas fuentes han dejado claro que si Puigdemont opta por acudir el viernes, se encontrará seguro con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que acudirá a la sesión plenaria para defender la aplicación del 155 y podrá darse un debate entre los dos. Pero añaden que si el dirigente catalán se inclina por el jueves, hay muchas posibilidades de que también tenga un cara a cara con Rajoy. Y si no es con él, será con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. 

Los senadores catalanes, en el Parlament

Mientras, los senadores designados por el Parlamento de Cataluña desfilaron este martes por la Cámara catalana. Especial expectación había con los argumentos del único senador del PSC y expresidente de la Generalitat, José Montilla. "Creo que nos podemos dar una nueva oportunidad. La solución la tiene Puigdemont. Puede pensar menos en la épica y más en el patriotismo", explicó. Y, advirtió, "es imperativo evitar el choque de trenes que dejarán heridas muy profundas. Es necesario cambiar el rumbo. Evitar el artículo 155 y convocar elecciones anticipadas".

Por su parte, el senador y líder del PP catalán, Xabier García-Albiol, aseguró que "como catalán, la aplicación del artículo 155 me produce mucha pena. Porque es un escenario inimaginable hasta ahora. Con un único responsable colegiado: el Govern". "No es satisfactorio tener que tomar la decisión de aplicar el artículo 155, pero tengo la seguridad personal de votar favorablemente para garantizar el autogobierno", enfatizó.