| 22 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en una imagen de archivo
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en una imagen de archivo

Sánchez tiembla tras la confesión de Yolanda Díaz que revela todas sus mentiras

Las palabras de la ministra de Trabajo recordando las alertas que lanzó antes del estado de alarma han hevho temblar los cimientos de Moncloa.

| Andrea Jiménez España

Las palabras de Yolanda Díaz recordando que ella alertó de la pandemia antes de que el Gobierno tomara medidas han caído como una bomba en Moncloa. Díaz quiso apuntarse un tanto, sacando a relucir una antigua polémica que a día de hoy tendrá graves consecuencias, ya que ha resucitado los viejos fantasmas que Sánchez quería enterrar.

Y es que, la ministra de Trabajo borró de un plumazo la buena noticia del día que el Gobierno quería promocionar, los buenos datos del paro. Ella prefirió sus dosis de autobombo, promocionando su nuevo 'frente amplio', en busca de los votantes socialistas, y de paso, recordar que ella, antes que nadie, preparó medidas para atajar la pandemia.

Fue el 15 de febrero de 2020 cuando, según la ministra, convocó a su equipo del Ministerio de Trabajo para pensar medidas frente al coronavirus, dado que ya se veía que la pandemia "azotaba fuertemente a Italia" y que podía pasar también en España.

De hecho, ha ido más allá al apuntar que a principios de marzo de aquel año ya tenían preparados posibles medidas de protección social, como es el caso del mecanismo de los ERTE y el 4 de marzo su Ministerio presentó una guía de prevención ante el Covid-19 que en aquella época generó una "enorme polémica" en el Gobierno y algunos, en alusión a la CEOE, le tildaron de "alarmista".

Un recordatorio de lo que pasó hace más de un año y que todos en el seno del Ejecutivo querían olvidar. Tanto es así,  que la propia ministra ha tenido que salir al paso para asegurar que la gestión de la pandemia por parte del Gobierno fue "ejemplar", "responsable" y "siempre de la mano de la ciencia".

 

Sin embargo, la bomba ya ha explotado y en Moncloa se afanan por intentar minimizar una crisis que ha sobrevolado todo este tiempo: la celebración de las marchas de aquel 8-M tan solo días antes de decretar el estado de alarma. 

Por ello, desde la oposición ya planean su estrategia para intentar que Sánchez rinda cuentas por ello. Si su ministra era consciente de que el coronavirus era una amenza más que probable, ¿por qué no se prohibió la manifestación?

El PP pedirá una comisión de investigación

El presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado que su partido volverá a solicitar una comisión de investigación en el Congreso. Además, el Grupo Popular solicitará las comparecencias en el Congreso de Díaz y del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, para "llegar hasta el fondo" de este asunto y que se asuman responsabilidades.

Según fuentes de la dirección nacional del PP, estas declaraciones son de "enorme gravedad" porque evidencian que al Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez "ocultó" el covid por interés partidista. Numerosos cargos del partido han aprovechado las redes sociales para arremeter contra la ministra de Trabajo.

El primero en hacerlo ha sido el propio Casado, que ha afirmado que PSOE y Unidas Podemos "ocultaron la pandemia por intereses partidistas". Es más, ha dicho que "la gestionaron negligentemente y bloquearon las querellas en la Fiscalía".

Vox reactivará la querella por el 8-M

Y precisamente esas querellas amenazan con volver, ya que, según ha adelantado OKDiario, Vox va a pedir la reapertura del caso que, sentó a José Manuel Franco en el banquillo por permitir las marchas del 8M y exigir que se incorpore como prueba el testimonio aportado este jueves por Díaz.

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, acordó en junio de 2020 el archivo provisional del caso al considerar que no había indicios suficientes del delito de prevaricación administrativa, y las palabras de la ministra serán la prueba que utilicen para reabrir el caso.

Sin embargo, aunque ya parece muy lejano en el tiempo, todos los indicios apuntaban ya a que el Gobierno sabía de la gravedad de la pandemia mucho antes de la declaración del estado de alarma, la ignoraron y permitieron grandes aglomeraciones.

  Tal y como publicó Esdiario, existe un documento en la web del Ministerio de Sanidad que evidencia que desde el 30 de enero al menos al Gobierno le constaba de manera clara y fehaciente la magnitud de la emergencia e, incluso, la sugerencia directa de preparar medidas de confinamiento y de suspender acontecimientos de masas que se menospreciaron.

A la alerta recogida por el departamento de Salvador Illa, que en sí misma confirma de manera rotunda que sí se pudo prever un impacto tan cruel de la pandemia; se le añaden varios más que sitúan al Gobierno frente a una dura realidad: no hizo nada en las fechas clave, pero además no lo hizo a sabiendas de los riesgos.