08 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El expresidente, José María Aznar, y el líder del PP, Pablo Casado

Casado cierra filas con la vieja guardia y defiende "el legado" de Aznar y Rajoy

El líder del PP que ha intervenido en una conferencia con el expresidente del Gobierno ha reivindicado el papel de sus antecesores, pese a sus intentos de romper con el pasado.

| A. J España

 

Casado no rompe con el pasado. Pese a que en las últimas semanas ha escenificado un intento de distanciarse de sus predecesores, tras el anuncio del abandono de la sede de Génova y asegurar que no le temblaría el pulso a la hora de expulsar del PP a Rajoy si se demuestra que ha tenido alguna implicación en la caja b del partido, el líder de los populares ha defendido un "legado" del que asegura sentirse "orgulloso" y que sigue vigente.

En medio de una situación terriblemente tensa tras los malos resultados electorales de las últimas convocatorias, el partido está cada vez más fraccionado. Tal y como publicó ESdiario, la decisión de la dirección nacional del PP de abrir una oleada de congresos provinciales extraordinarios en pleno debate interno sobre el proyecto de Pablo Casado -o la falta de él- está tensionado las costuras del partido en todo el país, por lo que el actual líder del PP ha intentado reconducir la situación mostrando su reconciliación con el pasado.

 "Pinchan en hueso los que quieran separar a las nuevas generaciones de nuestros predecesores", ha sentenciado Casado en un acto en el Aula de liderazgo del Instituto Atlántico de Gobierno organizado en la Universidad Francisco de Vitoria.

Así, el líder de los populares ha escenificado una reconciliación con la vieja guardia del partido, mostrando a Aznar como un "ejemplo" a seguir, y pese a que el expresidente había asegurado que el acto no consistía en la celebración de la victoria electoral de 1996, sino en su conmemoración, Casado ha enmendado, en cuanto ha tenido la oportunidad, al expresidente del Gobierno, para asegurar que sí que se trataba de una celebración.

De hecho, ha insistido en que "es esencial estar orgulloso de un legado que es patrimonio de todos los españoles", recordando que durante el Gobierno de Aznar se llevó a cabo una "revolución del empleo. La mayor revolución social que se ha vivido, sobre todo del empleo femenino", contrastándola con las cifras del paro conocidas este martes en las que España supera ya los 4 millones de desempleados.

Casado se reivindica: "Ser un partido serio no está de moda"

Además, ha reivindicado su proyecto, recordando las diferencias existentes entre sus predecesores y él, ya que mientras Aznar tuvo que llevar al partido hacia el centro, Casado asegura que tiene que "mover a la sociedad hacia la centralidad. No es tocar la corneta al partido, sino que hay que conseguir que la mayoría silenciosa de una sociedad cada vez más polarizada vuelva a la centralidad".

De hecho, y en aras de reivindicar ese legado del que habla, ha sentenciado que "nunca hemos dejado de estar en el centroderecha liberal, reformista y europeista", a lo que ha añadido que "ser un partido serio y responsable no está de moda".