| 05 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez
Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez

Las cinco propuestas de Feijóo para bajar la luz que Sánchez se niega a escuchar

El presidente del PP ha puesto encima de la mesas medidas concretas para rebajar la factura energética y Sánchez, como respuesta, solo ha redoblado los ataques a la oposición

| Yolanda Lorenzo España

Este agosto ha sido el mes con la factura energética más cara desde que se puso en marcha la denominada “excepción ibérica”. Un hecho que no ha contentado al Gobierno, pero que sí ha impulsado un refuerzo en la campaña de propaganda socialista para hacer ver que la medida ha sido todo un éxito. 

Si lo comparamos con el mismo periodo del año pasado, la luz está casi cinco veces más cara. La compensación al precio del gas a la hora de establecer los precios casi no ha reducido la tarifa de la luz, que se calcula que como mucho podría bajarla entre un 5 y 15%. Recordemos que, en un principio, la ministra Teresa Ribera anunció que el descenso de la tarifa con esta excepción podría llegar al 50%. 

Pero más allá del fracaso de la excepción ibérica, Sánchez ha hecho algo aún peor que su inacción: ignorar por completo las medidas y propuestas que sí que ha puesto encima de la mesa el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. En concreto, cinco medidas que podrían solventar o reducir el impacto de la guerra de Ucrania en los bolsillos de las familias y que serían más honestas que las de Sánchez, que a la hora de la verdad son reducidas. 

Esta misma semana, desde el PP han remarcado que el Gobierno se ha hecho ya con dos medidas que ellos habían propuesto: la reducción del IVA del gas del 21 al 5 por ciento y la incorporación de grandes industrias consumidoras de electricidad (electrointensivas) al tope al gas.

Ahora, suman una nueva batería de medidas para frenar el auge del precio de la electricidad y el gas, que tanto están mermando la economía de las familias y que, de forma sistemática, el PSOE, con Sánchez a la cabeza, se niega a escuchar.

Esta misma semana, el presidente de los populares ha propuesto "buscar un precio máximo para la energía hidroeléctrica, nuclear y las renovables" pactando con el sector, algo que incluirán en una propuesta formal en materia energética que el PP presentará el lunes.

"Con un precio máximo a tecnologías renovables, nucleares e hidráulicas podremos bajar los precios y dejaremos de hacer especulación con el precio del gas", quien ha asegurado además que la propuesta energética que plantearán formalmente en los próximos días incluye medidas y soluciones que "pasan por la tecnología y no por la ideología", y ha explicado que la han abordado con especialistas durante las últimas semanas.

Feijóo ha anunciado también un plan de ahorro energético por parte de su partido que afecte al sector público al considerar que tanto la administración local como la autonómica son unos de los grandes consumidores de energía. Así, ha planteado la aplicación de planes de ahorro "creíbles", sin imposiciones y la recuperación de la oferta de la energía nuclear y la térmica.

El líder popular ha recordado que Sánchez desde 2018 ha promovido el cierre de centrales térmicas y ha puesto fin al alargamiento útil de las nucleares. También ha incidido en que ha renunciado al aprovechamiento de residuos agrícolas para biogas y ha establecido nuevas cargas fiscales a las hidráulicas. Además, ha reprochado que el Ejecutivo haya renunciado a las interconexiones eléctricas y gastistas aprobadas por los socios de la Unión Europea (UE).

Más producción diversificada y planes de ahorro en el sector público

Por ello, Núñez Feijóo ha abogado por "cambiar la política energética de nuestro país". "Es un tema estructural. No podemos apagar lo que funciona antes de enchufar lo que aún no funciona. Tenemos posibilidades de aprovechamiento hidraúlico. Se puede producir biogas. Se puede bajar el IVA del gas. Se puede introducir un conjunto de dinero para que las empresas no paren consecuencia de la energía", ha señalado. En este sentido, el líder del PP ha precisado que "para mantener una buena posición en política energética" se debe hacer lo contrario de lo que ha hecho en los años anteriores. En primer lugar, ha apuntado, asegurar el suministros.

Deja por tanto la puerta abierta a nuevas producciones de energía, sin desechar la nuclear, que tal y como ha recogido la Unión Europea, con los nuevos mecanismos de seguridad y adaptación, son consideradas "energías verdes", sostenibles y que cortarían la dependencia del gas ruso de "cuajo".

A mayores, Feijóo propone un plan de ahorro para el sector público, ya que asegura que es el mayor consumidor de energía (con infraestructuras como aeropuertos y estaciones de ferrocarril) y que debe dar ejemplo "antes de imponer ahorros y obligaciones como rebajar y apagar escaparates a tiendas, o decir a los comerciantes qué tiene que hacer, como si ellos no lo supieran".

Capacidades y almacenamiento, al máximo

Núñez Feijóo ha incidido en que el plan de contingencia debe tener una reformulación de la política energética. "Centrarse solo en el ahorro y no en el incremento de producción energética es comprar el chantaje de Rusia, que se basa en la escasez", ha espetado. Al hilo, ha subrayado que la propuesta del partido es que "España utilice al máximo sus capacidades energéticas para priorizar el servicio energético" y los "precios asequibles”.

También ha criticado al Ejecutivo central que no dé el ejemplo en materia energética. "Si quieres pedir a los ciudadanos esfuerzo, el primero que se tiene que esforzar eres tú. Debemos de presentar, empezando por el Gobierno, planes de ahorro creíbles", ha dicho.

Núñez Feijóo ha explicado que la formación que lidera se opuso al Real Decreto sobre el ahorro energético porque consideraba que las medidas recogidas en el texto debían ser recomendaciones y no obligaciones. Este lunes ha insistido en este extremo y ha defendido que las medidas que afectan a los sectores económicos deberían de ser recomendaciones y no "imposiciones".

Ahorro directo en las facturas

A todo ello, presidente del PP ha querido añadir que una de sus medidas estrella sería la de aplicar descuentos de entre el 7 y el 40 por ciento en las facturas de luz y gas a los consumidores que logren ahorrar energía entre un 5 y un 20 por ciento. Además, se ha mostrado a favor de subir las pensiones, pero el cuánto dependerá de las cuentas que presente el Gobierno, y avisa de que topar la cesta de la compra produciría desabastecimiento.

Las propuestas del Plan Energético del PP recogen además que los descuentos en la factura incentivarían el ahorro, en lugar de propiciar el consumo. "Ponga énfasis en los descuentos a la gentes que ahorra energía" a los clientes que "ahorran en gas y electricidad", ha instado Feijóo a Sánchez. En este sentido, ha propuesto que "a partir de un ahorro del 5 por ciento hasta el 20 por ciento, en función de lo que consiga cada familia o cada pyme, descuéntelo usted en el recibo entre un 7 y un 40 por ciento el recibo".

El líder del PP ha insistido en su propuesta pidiendo al Gobierno que haga "justamente lo contrario" de lo que hace "si quiere bajar la inflación porque es determinante para un equilibrio de las cuentas públicas". "Financie usted a través del descuento el ahorro de familias y pymes, es una propuesta que produce más ahorro que gasto", ha recalcado.

El presidente de los 'populares' considera que la política del Gobierno, desde el punto de vista de los precios, es "errada" porque desde noviembre de 2020 los precios han subido un 13 por ciento. Además, ha argumentado, que el Gobierno ha renunciado a controlar la inflación porque ésta ya subía al 7 por ciento antes de la guerra, en julio decía que el año acabaría con el 6,5 y un mes después ha dicho que acabará en el 8 por ciento.

"Por tanto, decir que toda la culpa la tiene la guerra es pensar otra vez que los españoles no tenemos información ni formación", ha exclamado para insistir en que la prioridad es bajar la inflación "para que la economía crezca de forma sana e incrementando la inflación, lo único que hacemos es producir más inflación".