| 26 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez
Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez

Sánchez tortura a Madrid con tres años de ataques para asfixiar a Ayuso

El Gobierno vuelve a premiar Cataluña con el doble de inversiones que a Madrid en unas cuentas públicas que suponen el enésimo ataque a la comunidad liderada por Ayuso.

| A. Jiménez España

Sánchez ya tiene en marcha sus "históricos" Presupuestos Generales del Estado. Unas cuentas públicas que, de nuevo, dejan al descubierto los intereses del Gobierno, ganarse el favor de los independentistas catalanes, cuyos votos son necesarios para que salgan adelante, y seguir asfixiando a la Comunidad de Madrid para anular a Isabel Díaz Ayuso.

Y es que, una vez que se conoce la letra pequeña de las cuentas que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, desgranó en el Congreso de los Diputados no puede ser más evidente la diferencia de trato entre ambas comunidades, ya que el presupuesto dedicado a Cataluña dobla al de Madrid, pese a ser regiones con un peso similar en la economía española.

En concreto, Cataluña recibirá 2.430,74 millones de euros y Andalucía, 2.267,07 millones, mientras que el Estado en la Comunidad de Valenciana invertirá 1.208,61 millones, y en Madrid, 1.151,46 millones de euros.

Así, el Gobierno vuelve a primar en este nuevo proyecto de cuentas públicas la inversión en Cataluña en detrimento de una comunidad parecida en cuanto al PIB y a población como es la Comunidad de Madrid.

Además, parece que no es casual sino que se ha convertido en la tónica habitual ya que en los presupuestos del año pasado, la inversión en Cataluña también fue casi el doble que la región capitalina.

Un 'castigo' a Madrid

Por ello, desde el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se toman como un "castigo" el reparto de la inversión ya que el presupuesto destinado a Madrid no ha dejado de mermar desde que Sánchez llegó al poder puesto que se ha reducido en un 8,4% con respecto a 2021, quedándose en 1.151 millones. Una cifra que también es inferior a los 1.255 millones que recibía la comunidad en el último Presupuesto de Rajoy.

Pero esta reducción de los fondos destinados a Madrid son solo un detalle más en la larga lista de medidas impulsadas por Sánchez en los tres años que lleva en La Moncloa que tienen como objetivo anular a Díaz Ayuso. La fijación del presidente con Madrid es más que evidente y no solo se refleja en las cuentas sino en las propias decisiones políticas que toma el Ejecutivo.

La más reciente es la propuesta de "descentralizar" las instituciones, es decir, trasladarlas desde la capital hacia otros puntos de la geografía española con la excusa de que "la recuperación justa llegue a todos los territorios", según señaló la ministra portavoz, Isabel Rodríguez.

La descentralización es "una majadería" que lo único que haría sería perjudicar "a la gobernabilidad de España y a los funcionarios" y que, además, no crearía "nada en ninguna otra comunidad"

Por ello, este mismo miércoles Ayuso ha insistido en arremeter contra esta idea que planteó hace unas semanas el jefe del Ejecutivo y la dirigente madrileña la ha calificado como una "majadería" por considerar que atenta contra la capitalidad.

Para la presidenta madrileña, la descentralización es "una majadería" que lo único que haría sería perjudicar "a la gobernabilidad de España y a los funcionarios" y que, además, no crearía "nada en ninguna otra comunidad". "Si este es el camino del Gobierno, la Comunidad de Madrid defenderá a sus ciudadanos", ha apuntado.

En este sentido, ha sostenido que esta propuesta es "más de lo mismo", como lo que llaman la "España policéntrica", "la nación de naciones" o "el federalismo asimétrico". "Es el mejunje que siempre quiere el socialismo, el PSOE, y ahora en concreto ahora el de Pedro Sánchez y sus barones para España que es ir poco a poco descentralizándola, desmembrándola, debilitándola", ha explicado.

Un impuesto especial para Madrid

Junto a esta descentralización, el Gobierno ha ido tomando decisiones e incluso lanzando 'globos sonda' que tenían el mismo objetivo: Madrid. Uno de ellos fue la idea de imponer una tasa especial a la región por ser la 'capital'. 

De hecho, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, avaló la peregrina idea del presidente de la Comunidad Valenciana de crear un impuesto específico contra los madrileños, a quienes se acusa de practicar "dumping fiscal" y se responsabiliza, nada menos, de las carencias de otros territorios de la España despoblada. 

Esta propuesta, se saldó con un nuevo enfado de la presidenta regional, que denunció un enésimo ataque a Madrid y el Gobierno tuvo que echarse atrás y plantear la otra derivada, sacar las instituciones de Madrid.

La "armonización" fiscal

Pero si seguimos yendo atrás en el tiempo, la política fiscal que quiere implementar el Gobierno también tiene el mismo objetivo, frenar a Ayuso, ya que, bajo el pretexto de la "armonización fiscal",  en la que se fijan impuestos similares a todas las regiones, se impone el deseo de socavar a la presidenta obligándola a asumir una subida de impuestos que choca frontalmente con las políticas desplegadas por el Ejecutivo madrileño.

Además, esta propuesta supone una total invasión de competencias, puesto que los impuestos que se quieren regular, como el de Sucesiones o el de Patrimonio, están transferidos a las comunidades que tienen en su mano la fijación de la cuantía.

Sánchez impuso un 'cerrojazo' a Madrid desde el BOE y utilizando datos antiguos

Pero Sánchez no solo ha querido atacar a Ayuso utilizando las cuentas públicas sino que la pandemia también fue una excusa perfecta. Dejó a Madrid atrás al principio de la desescalada, aludiendo a unos informes sanitarios que, según ha develado Voz Pópuli, no existen y posteriormente ya durante la segunda ola, impuso un cierre perimetral de forma unilateral.

Fue en octubre de 2020 cuando, usando el BOE, el Gobierno decretó un estado de alarma solo para la Comunidad obligando al cierre y además lo hizo utilizando datos atrasados para clausurar Madrid durante el puente de El Pilar, de forma que Pedro Sánchez y su Ejecutivo tuvieron en cuenta, tal y como venía defendiendo el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que la situación de la pandemia estaba mejorando en Madrid.

Y así, uno tras otro los 'castigos' a Madrid se han venido sucediendo durante los tres años que lleva Sánchez al frente del Gobierno, con la única intención de frenar la popularidad de Ayuso e imponer sus propias medidas, aunque la presidenta madrileña se mantiene férrea y ya ha avisado una y otra vez que no permitirá que los planes de Moncloa salgan adelante.