| 26 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell
La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell

La delegada contra la Violencia de Género insulta a la Justicia por Oltra

Victoria Rosell, magistrada y "gurú judicial" de Podemos, saca la cara por la dimitida y no por la víctima. Y acusa a sus compañeros que investigan el escándalo de “infamia” y “manipulación”

| E. M. España

El mundo al revés. Así se podrían definir algunas reacciones que se están viviendo en la izquierda tras la dimisión de la hasta ahora vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra, tras su imputación por presuntamente encubrir los abusos de su ex marido a una menor tutelada.

Una de las más llamativas reacciones es la de la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, que además es magistrada de profesión. Porque pese a su doble condición de ariete contra los abusos y mujer de leyes, no ha mostrado ninguna empatía con la menor víctima de los abusos pese a su alta responsabilidad en ese área, sino que además se lamenta por la situación de Mónica Oltra.

 

Victoria Rosell, en el cargo gracias a Podemos, -ya que fue y es una de las gurús judiciales de los fundadores del partido morado hasta el punto de que Pablo Iglesias la barajó como ministra de Justicia, saca la cara por Oltra y denuncia “la infamia de la manipulación de la Justicia por los poderes salvajes que roen el sistema constitucional desde dentro”.

La propia Rosell se autoadjudica el papel de “mujer jurista que hace otras políticas sin peajes corruptos”, como si el resto de los compañeros juristas lo fueran y olvidando la profesionalidad de los jueces y la fiscal, ya que precisamente este última es progresista y nada sospechosa de estar en alguna "conspiración de poderosos" o de la derecha.

Las palabras de Victoria Rosell han tenido multitud de contestaciones, entre lo que le recuerdan que “está acusando a sus compañeros de prevaricar” o que “la delegada del Gobierno contra la violencia de género pidiendo perdón a una señora que esta acusada de encubrir que una niña bajo su tutela sufría violaciones, ni una mención a la menor… es todo tan surrealista”