| 04 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Irene Montero, ministra de Igualdad
Irene Montero, ministra de Igualdad

Irene Montero impondrá la educación sexual de los niños y excluir a sus padres

La ministra quiere frenar "a la extrema derecha" imponiendo su agenda ideológica, también en lo relativo a la educación sexual sin dar opción a los padres a decidir.

| Andrea Jiménez España

Irene Montero ya está cocinado una nueva ley: la Ley de Derechos Sexuales y Reproductivos y de Interrupción Voluntaria del Embarazo.  En el punto de mira, la reforma de la normativa sobre el aborto, para blindarlo, poniendo "en el centro el derecho al aborto efectivo en la pública". El asunto llegó al Congreso de los Diputados y ha llenado horas de televisión y páginas de periódicos después de que un diputado de Vox llamase "bruja" a una parlamentaria socialista. 

Pero al margen de la cuestión del aborto, esta ley tiene otra vertiente, que ha ido pasando de puntillas ante el ruido mediático que siempre genera cualquier modificación de su normativa, y que la ministra de Igualdad ha ido desgranando, el de la educación sexual de los niños, que pretende imponer de forma obligaroria e independiente a los padres.

 De nuevo, el Ejecutivo se arroga para sí el derecho a decidir sobre la educación de los más pequeños en un asunto tan íntimo como el de su educación sexual y lo hace además desde el sectarismo habitual de Podemos, señalando como incorrecta cualquier otra forma de educar.

"Todos los niños y niñas de este país, independientemente de quién sean su padres o del colegio al que vayan, tienen que poder recibir una educación sexual integral que les asegure que pueden ser quienes quieren ser sin miendo, sin culpa y sin ningún tipo de discriminación", ha explicado Montero.

Además, ha aprovechado para señalar y censurar cualquier otra opción posible ya que, a su juicio, "es la única forma en la que podemos construir una sociedad basada en los buenos tratos. La mejor vacuna contra el odio de la reacción, contra el odio de la extrema derecha, es la educación y en este caso en concreto la educación sexual".

"El acceso a la pornografía violenta es cada vez más temprano, a los 7-8 años"

Así, en otro ataque velado a Vox, quiere utilizar el poder que le da el Boletín Oficial del Estado para imponer una visión única de la educación sexual, justificándolo en que  "el acceso a la pornografía violenta es cada vez más temprano, a los 7-8 años", según ha señalado en una entrevista en la Cadena Ser.

Además, ha ido un paso más allá asegurando que "si no hay educación sexual, cómo vamos a prevenir las agresiones homófobas, las violaciones y agresiones sexuales o las relaciones que pueden terminar en dificultades para mujeres".

El borrador estará en diciembre

Por ello,  según ha señalado, la ley de Derechos Sexuales y Reproductivos y de Interrupción Voluntaria del Embarazo abordará de "forma definitiva el derecho real y efectivo del acceso de todas las mujeres al aborto sino, sobre todo, el derecho de los hombres y mujeres de nuestro país y de los niños y de las niñas a recibir una educación sexual integral".

La ministra ha asegurado que espera tener listo el borrador el próximo mes de diciembre, ya que considera "urgente" reformar la ley del aborto, por lo que "desde julio estamos abordando un proceso participativo para reformarla".

En ella, además del interés del Gobierno en imponer una determinada educación sexual para los niños, pretende reformar la norma que permite la interrupción de los embarazos y por ello se ha puesto en el foco la objeción de conciencia de los facultativos.

Tensiones en el Gobierno

Muchos de ellos, en su pleno derecho, han optado por no realizar esas prácticas y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, dejo claro que "no hay ninguna intención de regular la objeción de conciencia", pero Montero discrepa y considera que "se usa para impedir" el acceso al aborto.

Y por ello, ya ha puesto en el punto de mira a Pedro Sánchez. "Yo he hablado con el presidente y la ley hay que reformarla", sobre todo "si la objeción de conciencia es un obstáculo", ha zanjado.