26 de Julio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ione Belarra
Ione Belarra

Podemos reaviva la guerra en el Gobierno para encender su propia Asamblea

La artillería morada, callada tras la marcha de Iglesias, parece haber despertado en vísperas de la Asamblea Ciudadana donde, previsiblemente, Ione Belarra será elegida secretaria general.

| Andrea Jiménez España

Nada es casual en Podemos. Ione Belarra aspira a convertirse en la líder morada este domingo, pero la bajada de decibelios del partido tras la salida de Pablo Iglesias no funciona para encender a la militancia de cara a la Asamblea Ciudadana y evitar una desmovilización de las bases ante el hundimiento que se puso de manifiesto tras las elecciones madrileñas.

Por ello, en los últimos días el partido morado ha subido el tono y ha vuelto a poner de relieve el cisma existente en el seno del Ejecutivo respecto a algunas materias como la vivienda o incluso ha rescatado la subida del precio de la luz después de semanas en silencio.

 Capitaneando esta ofensiva está la propia Ione Belarra que siguiendo la estela de su exjefe quiere marcar el paso y la agenda de Podemos, algo de lo que nunca ha rehuido, puesto que siempre ha sido uno de los miembros más duros contra la facción socialista del Ejecutivo, con constantes 'enganchadas' con la ministra de Defensa, Margarita Robles, a la que señaló como "la ministra favorita de la derecha".

Por ello, para marcar territorio y volver a la senda marcada por el propio Iglesias, el partido morado está sacando toda la artillería. Tras un mes callados por el tarifazo de la luz, Podemos vuelve a sus viejos postulados, exigiendo una modificación de la factura que adelante la hora valle, a pesar de que tuvo la posibilidad de hacerlo en el seno del Gobierno.

"Este Gobierno tiene que estar en permanente estado de escucha a la ciudadanía y ser empático con las familias a las que les cuesta pagar la luz", aseguró Belarra para secundar la propuesta lanzada por FACUA.

 

 

Además, vuelve al rigor de su programa, apartado desde la salida de Iglesias, para exigir la creación de una eléctrica nacional, a través de una proposición en el Congreso. En este caso fue Pablo Echenique, como portavoz morado, el que consideró que una empresa pública de energía no es "lo único" que hay que hacer en relación con el recibo de la luz, pero sí "lo más importante", ya que "la principal causa" de la subida del recibo de la luz es precisamente la existencia de un oligopolio.

Junto a ello, la propia Ione Belarra ha vuelto a encabezar la revuelta contra Ábalos que ella misma lleva comandando desde el inicio por la regulación de los precios del alquiler. Una reforma de la política de vivienda que lleva meses bloqueada y que Iglesias quería haber dejado cerrada, sin éxito, antes de su marcha.

"Confío en que vamos a ser capaces de llegar a un acuerdo y que este acuerdo va a respetar lo que firmamos los dos socios en el comienzo de la legislatura en el acuerdo programático", dijo Belarra este jueves, marcando territorio, además, al advertir es un tema complejo y que se están retrasando por las distintas posiciones entre ambos.

El SMI y la reforma laboral para agitar a las masas

Junto a ello, Podemos también tiene abierto otro frente, el laboral, con la subida del SMI y la derogación de la reforma laboral como grandes caballos de batalla. En este caso, es Yolanda Díaz la que pilota la nave como responsable de Trabajo, que prefiere rehuir el cuerpo a cuerpo con Nadia Calviño, aunque siempre ha sido tajante en que se "derogará lo que se tenga que derogar".

Sin embargo, a pesar de que Díaz es la candidata de Iglesias para la Presidencia del Gobierno, el hecho de no tener carné morado la ha alejado de la batalla, que sí que han preferido patrimonalizar los miembros del partido de cara a su Asamblea.

La subida del SMI es una línea roja para Podemos y no hay pudor en atacar al Banco de España, si es preciso, para intentar alcanzar un objetivo que la institución ya ha diagnosticado como nefasta para la creación de empleo.

"Habría que correrlo a gorrazos por impresentable. Es impresentable que se permita el lujo de atacar los intereses de la gente más vulnerable con manifestaciones salvajes"

180.000 puestos de trabajo se perdieron con el incremento de 2019, aseguró el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos, a quien según Podemos, "habría que correrlo a gorrazos por impresentable. Es impresentable que se permita el lujo de atacar los intereses de la gente más vulnerable con manifestaciones salvajes como las que han hecho en ese informe", señaló Rafa Mayoral, desde la tribuna del Congreso de los Diputados.

Así, con este despliegue de su agenda, Podemos quiere volver a la primera línea para alentar a las masas a la participación en una Asamblea Ciudadana en la que ya han confirmado que no estará Pablo Iglesias, para evitar restar protagonismo a su pupila.

Frente a ella, estarán el edil de Podemos en el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), Esteban Tettamanti, y el militante crítico Fernando Barredo que optan a ser el nuevo secretario general de Podemos, aunque no se esperan demasiadas sorpresas.

El "nuevo Podemos" de Belarra

De hecho, la maquinaria oficial del partido está perfectamente engrasada para aupar a Belarra, que se presenta como la candidata que "debe dejar atrás" la fase protagonizada "por el liderazgo y la personalidad" del secretario general saliente Pablo Iglesias, para ser consecuente con su "legado" de "éxitos indiscutibles".

El documento político de la principal aspirante a relevarle al frente del partido en la cuarta Asamblea Ciudadana, proclama que es "necesario construir un nuevo Podemos, con un protagonismo más colectivo, cuyo liderazgo sea asumido mayoritariamente por compañeras y que represente una España que es mucho más que Madrid".

Sin embargo, es innegable que la figura de Iglesias estará más que presente por mucho que el portavoz morado Pablo Echenique asegurase que éste no pretende "tutelar" el partido y desde Podemos siguen alzando la voz para distanciarse de Sánchez para volver a enganchar a una militancia que ya se había hartado de su líder.