02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Un juez abre la puerta a la vacunación forzosa de ancianos pese al 'no' familiar

El Gobierno siempre aseguró que la vacunación no es obligatoria, pero en el caso de una persona incapacitada para decidir, el juzgado ha tenido la última palabra.

| A. J. España

Un juez ha obligado a vacunar a una anciana de una residencia de Santiago de Compostela ante la negativa de la hija a que fuese vacunada y dado el grado de deterioro cognitivo de la mujer para tomar una decisión. Una sentencia que reabre el debate acerca de la obligatoriedad de la inmunización que el Gobierno siempre consideró innecesaria, aunque no la descartó.

Las actuaciones llevadas a cabo por el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital gallega se incoaron el sábado, día 9, cuando este juzgado estaba de guardia y a raíz de la solicitud remitida por el centro residencial para mayores Domus Vi San Lázaro ante la campaña de vacunación de sus residentes, prevista para el día siguiente, y la negativa de la hija de la mujer a que recibiese la vacuna.

 En su escrito, el centro apuntaba que la anciana presentaba una capacidad "muy limitada" desde el punto de vista cognitivo, algo que el auto ratifica tras recabar el informe forense. Este afirma que la mujer "no se halla, por el grado de deterioro cognitivo padecido, en condiciones de participar, siquiera mínimamente, en la decisión que se adopte acerca de la conveniencia de su vacunación".

Por ello, y tras escuchar los argumentos de la hija, entre ellos los posibles efectos secundarios, el juez incide en el "riesgo menor" de administrar la vacuna a la anciana, al tiempo que se remite al informe forense sobre la seguridad de las vacunas defendida por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ahora, y una vez que se ha dictado esta sentencia por primera vez se abre la puerta a la posible vacunación obligatoria de los ancianos que no se encuentran en plenas facultades, quedando en manos del juez de turno la decisión sobre proceder con la inmunización o no.

El Gobierno nunca descartó la posibilidad de obligar a los ciudadanos a inyectarse el remedio, pero tampoco se atrevió a plantearlo como sí se ha hecho en otros países. De hecho, el ministro de Sanidad, Salvador Illa aseguró "la ciudadanía va a responder favorablemente a una campaña de vacunación del Covid-19. Por tanto no creo que sea necesario hacer la vacunación obligatoria, aunque es un escenario que no debemos descartar".

Aun así, ha querido dejar claro que "el Gobierno lo que va a hacer es contar la verdad y decir que las vacunas salvan vidas. Y va a contrarrestar las informaciones de la gente que dice que las vacunas ofrecen dudas. Mienten; simple y llanamente, mienten", aseguró el ministro.