21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La Ejecutiva de este jueves en Ferraz.
La Ejecutiva de este jueves en Ferraz.

El PSOE, en carne viva: Sánchez blinda a Redondo ante los que piden su cabeza

Los socialistas caminan sobre cristales tras el 4M. A la gestora en el PSOE de Madrid y las primarias a cuchillo -e imprevisibles- en Andalucía se une el malestar creciente entre los barones

| Esther Jaén España

 

Con la dimisión del hasta ahora secretario general del PSOE de Madrid, José Manuel Franco, y la batalla planteada por la líder andaluza, Susana Díaz, bajan muy revueltas las aguas en la familia socialista. Y, pese a la aparente calma reinante en la reunión de la Ejecutiva de este jueves, queda claro que el PSOE es mucho más que su cúpula.

 

Al PSOE-M noqueado y guiado por una gestora hasta celebrar su Congreso y al PSOE andaluz abierto en canal con la celebración de las primarias -por la voluntad de Pedro Sánchez de derribar a la líder andaluza, Susana Díaz- se suma el problema del resto de federaciones “críticas” con Sánchez, con el Gobierno de coalición y con su falta de moderación.

Los barones ven peligrar sus propios intereses electorales, a dos años de los próximos comicios autonómicos y municipales. Emiliano García Page, Javier Lambán o Guillermo Fernández-Vara forman parte de este grupo de descontentos, dispuestos a marcar distancias con la cúpula socialista si no hay un cambio de rumbo en la política del Gobierno.

Por su parte, el valenciano Ximo Puig, sin ser especialmente crítico, lleva meses “haciendo de su capa un sayo”, según fuentes socialistas consultadas por ESdiario, que aseguran que “su adhesión al líder Sánchez dejará de ser inquebrantable en cuanto perjudique a sus intereses electorales”.

Son muchos territorios y no sobran las fuerzas en la dirección federal para intentar derribar a tanto contestatario. La operación empujón a Díaz promete no ser fácil y son varios los socialistas que creen que la lideresa puede salir victoriosa y que eso sería un golpe tremendo a la autoridad e imagen de Sánchez.

Susana Díaz este jueves en una comparecencia.

 

Los cañones apuntan a Iván Redondo

El desastre de la campaña en Madrid ha despertado ese espíritu crítico que quedó adormecido con la llegada de Sánchez al Palacio de la Moncloa. Y es precisamente a La Moncloa a donde se dirigen todas las miradas a la hora de buscar responsabilidades en el desastre de los socialistas en Madrid. Aunque a la hora de poner nombres son muchos quienes ponen por delante el de Iván Redondo, jefe del Gabinete del presidente.

Desde el Gobierno, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el ministro José Luis Ábalos no ocultan su disgusto con lo ocurrido e incluso hacen autocrítica en público. Pero es sabido intramuros de La Moncloa que ambos son más que críticos con Redondo, por ser el responsable de una campaña que ha arrojado el peor resultado de la historia del socialismo madrileño.

Más crítica aún es la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, quien personaliza en Redondo el fiasco de la campaña y el ridículo más espantoso que hicieron en Ferraz la noche del 4-M: cuando esperaron hasta desesperar un vuelco en las encuestas e incluso en el escrutinio que confirmase sus más que erróneos datos, que situaban casi a la par a los bloques de derechas e izquierdas.

En estos días se podría decir que el único amigo que le queda a Redondo es el presidente. Que, pese a todo, no quiere oír hablar de su relevo, aunque, según sus allegados, está dando vueltas a una posible crisis de gobierno que le permita volver a recuperar la iniciativa política y cambiar un discurso que se le torna hostil por momentos.

“¿Por qué le llaman Iván, cuando quieren decir Pedro?”, se pregunta un dirigente territorial de forma retórica, para hacer hincapié en el hecho de que quien ha autorizado todos y cada uno de los errores cometidos tanto en la campaña de Madrid como en todas las empresas acometidas es el líder, Sánchez.

 

Esta misma fuente señala lo absurdo que ha sido pedir la dimisión de la Ejecutiva madrileña cuando poco o nada ha tenido que ver en la campaña teledirigida desde La Moncloa. Y como ésta, otras voces empiezan a escucharse dentro de la familia socialista.

¡Qué lejos queda la victoria socialista en Cataluña, aunque desde entonces no hayan pasado ni dos meses! ¡Tampoco se acuerdan ya de ese primer Gobierno de Sánchez que tanto sorprendió y con el que se inició una ola ascendente a la que se sumaron varios de los barones socialistas! Ahora, cada vez son más los barones críticos que piden moderación y esperan un cambio de rumbo.