| 01 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Arnaldo Otegi y Oriol Junqueras
Arnaldo Otegi y Oriol Junqueras

Alianza entre los socios de Sánchez para defender a los presos de ETA

Los partidos que conforman la mayoría 'Frankenstein' en el Congreso de los Diputados escenificarán su fuerza para presionar en grupo a Pedro Sánchez.

| Andrea Jiménez España

Los socios de Sánchez han hecho un nuevo frente común, el de el apoyo a los presos de ETA. No se esconden y lo escenificarán en una marcha conjunta este sábado en San Sebastián donde además, estará la plana mayor de ERC con Oriol Junqueras a la cabeza.

Así, terminarán de dar por bueno el discurso de Otegi del pasado lunes en el mostraba su pesar por el "dolor" causado por la banda terrorista, pero a la vez respaldarán la verdadera intención de la formación abertzale, la de conseguir aún más beneficios para los reclusos de la banda a cambio de un 'sí' a los presupuestos de Sánchez, tal y como el propio Otegi desveló ante los militantes de Bildu.

De hecho, el lema de la marcha, convocada por la red ciudadana Sare, no deja lugar a dudas al respecto de las intenciones de la izquierda abertzale. 'Ibilian, etxerako bidean' -'En marcha, en el camino a casa'-, reza el mensaje que encabezará una movilización, que partirá a las cinco de la tarde del túnel del barrio donostiarra del Antiguo y en el que también representantes PNV, EH Bildu, Podemos, ELA, LAB, UGT, Steilas, Esk, Ehne, Etxalde, Hiru, CNT y CGT.

Junto a ellos, los independentistas indultados por Sánchez, los exconsejeros catalanes Dolors Bassa, Josep Rull y Raúl Romeva, la expresidenta del Parlamento catalán Carmen Forcadell, además del presidente de ERC, Oriol Junqueras, que terminarán por formar la comitiva que deja en evidencia la verdadera cara de los socios del Gobierno.

Bildu quiere blanquearse

Una alianza que llega en vísperas de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para los que el Gobierno necesita irremediablemente a los independentistas y a la formación abertzale que está haciendo todos los esfuerzos posibles para blanquearse a sí misma de cara a la opinión pública española.

De hecho, este mismo viernes, el secretario general de Sortu y parlamentario de EH Bildu, Arkaitz Rodríguez, ha afirmado que el "independentismo de izquierdas" hará "lo que esté en su mano" para que no se realicen recibimientos a presos de ETA a su salida de prisión. "Se está abordando una reflexión al respecto", ha añadido.

Aún así, en su juego de dar una de cal y otra de arena, el líder abertzale ha asegurado que "a nadie le debe sorprender que EH Bildu tenga entre sus prioridades acabar con la actual política penitenciaria de excepción. Es algo que exige la construcción de la convivencia y que demanda la inmensa mayoría de esta sociedad", ha señalado, para después lanzar un guiño a Moncloa recalcando que su formación "no se plantea, ni como mera hipótesis, la posibilidad de vincular el fin de esa política penitenciaria con una negociación presupuestaria", ha remarcado.

Las concesiones de Sánchez

Sin embargo, y pese a las palabras, la realidad es que desde la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno en 2018 y de Fernando Grande-Marlaska al Ministerio del Interior se suman 272 traslados correspondientes a 203 etarras, 73 de ellos autorizados para ir al País Vasco -de los que se han materializado 63-, así como otros 17 a cárceles de Navarra.

Además, solo desde mediados de 2018 la Justicia ha dejado en libertad por cumplimiento de la condena a 54 terroristas, el primero de ellos Joseba Galarraga el 11 de junio de 2018 y el último el pasado 27 de agosto, Agustín Almaraz.

Bildu no condenó a ETA en el Parlamento Vasco

Todo ello, mientras la propia coalición abertzale hace un macabro juego de equilibrios. Por un lado manifiesta su dolor y asegura que intentará mitigar el de las víctimas, pero por otro se niega a condenar el terrorismo etarra en el Parlamento Vasco.

De hecho, la declaración suscrita por la cámara expresa la "firme condena" de los grupos ante "la sinrazón y la injusticia que supuso la actividad terrorista de ETA durante más de cuatro décadas", así como la "denuncia de la ilegitimidad de la violencia para conseguir fines políticos", pero Bildu ha preferido mantenerse al margen.

Así, todos los socios de Sánchez se reunirán este sábado para apoyar a los presos de una banda terrorista que ha dejado tras de sí un reguero de centenares de muertes, pero que esconde tras de sí una máxima, la de mostrar la unión sin fisuras de los grupos independentistas con los que el Gobierno tendrá que negociar y ante los que tendrá que ceder para dar luz verde a sus cuentas.