| 02 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Las cuentas no salen: la razón por la que Page se ve obligado a agitar el PSOE

El partido es un hervidero de críticas y comentarios ante el precipicio que muchos vaticinan. El presidente de Castilla-La Mancha ha roto el fuego. Y ya se sabe: "las barbas de tu vecino..."

| Javier Ruiz de Vergara España

Paradojas de la política, hay estos días en el PSOE quien confiesa -en privado, claro- echar de menos a Adriana Lastra en Ferraz.

Porque, paradoja es también, que la revolución en la dirección socialista que Sánchez diseñó antes del verano para unificar voces; engrasar las relaciones entre el partido y el gobierno, y entre Moncloa y los barones, haya desembocado en estas últimas horas en el mayor ruido conocido hasta ahora en el sanchismo desde su llegada al Gobierno.

Emiliano García Page ha puesto voz a lo que muchos dirigentes y ministros piensan, pero que callan. El calibre de la minicrisis que se quiere minimizar es tan notable, que en 24 horas las portavoces del PSOE y de La Moncloa han tenido que hacer sendos movimientos para atajar el conato de cisma ante la estrategia preelectoral de Sánchez.

Fuentes socialistas consultadas por ESdiario en los territorios reconocen que el ascenso de María Jesús Montero a la Vicesecretaría General provoca crecientes recelos. No porque se dude de su valía, sino porque se coincide en que en vísperas de un año de doble cita con las urnas ese cargo exige “dedicación exclusiva”.

La revolución en la dirección socialista que Sánchez diseñó antes del verano para unificar voces; engrasar relaciones entre partido y gobierno, y entre Moncloa y barones, ha desembocado en estas últimas horas en el mayor ruido conocido hasta ahora

 

Y se recuerda que este mismo martes mientras la entrevista de Page en El Mundo ponía en ebullición al todo PSOE, Montero estaba dedicada a criticar la política fiscal de Juanma Moreno.

En cambio, las fuentes consultadas en el entorno de Ferraz aseguran que lo que sucede, lejos de una crisis de estrategia, es que “Page tiene un problema”. “No le salen las cuentas”, explican.
Porque la ley electoral en Castilla-La Mancha provoca que el listón exigido haga que al parlamento regional tan solo vayan a llegar las tres fuerzas políticas más votadas, en este momento según las encuestas PSOE, PP y Vox.

 

María Jesús Montero: la sustituta de Lastra inquieta por su dedicación a tiempo parcial al PSOE.

 

De ahí que Page precise una mayoría absoluta - de la que ahora está lejos- o un acuerdo con el PP para que facilite su investidura si los socialistas son la fuerza más votada y se pueden cambiar cromos en otra comunidad autónoma en los que el PSOE pueda auxiliar a los populares.

“De ahí su empeño en cortejar a Feijóo”, ironizan estas fuentes. Por cierto, que el mismo problema que tiene Page acecha al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara.

Ambos, como también Javier Lambán, son conscientes de que sus posibilidades pasan por movilizar al máximo a sus votantes. Y en sus territorios eso pasa imprescindiblemente por meter la maxima distancia con Podemos, ERC y Bildu, los antipáticos compañeros de viaje de Sánchez.

Y hacer una campaña en clave del viejo PSOE con un censo electoral socialista notablemente envejecido. Por eso Page ha querido mover el tablero. Es su sálvese quien pueda...