| 08 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Garzón, en el Congreso, junto a Echenique y Yolanda Díaz.
Garzón, en el Congreso, junto a Echenique y Yolanda Díaz.

Garzón arrinconado por Moncloa en el plan de choque de consumo energético

El titular de Consumo está de vacaciones y desaparecido en los dos días en los que el Gobierno se ha volcado en las medidas para el ahorro de energía. Pero el líder de IU ha sido ninguneado.

| J.R.V España

Ni voz ni voto. Ni siquiera en el más importante plan de restricción del consumo energético de nuestra historia, el ministro del ramo ha tenido el más mínimo papel. Moncloa le ha vuelto a ningunear, dando la razón a quienen sostienen dos tesis: que el ministerio de Alberto Garzón es absolutamente superfluo desde su creación, y que la confianza de Pedro Sánchez en el líder de Izquierda Unida como miembro de su gobierno está bajo mínimos.

 

Y es que ha sido la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, quien ha monopolizado el plan de choque de medidas energéticas, pese a que muchas de las medidas que ella misma anunció este lunes tras el Consejo de Ministros afectan a algunas competencias de Consumo, respecto sobre todo al pequeño comercio y a las actividades propias del sector.

No solo eso, ni siquiera Garzón se ha molestado en poner actos en su agenda en estos dos días en los que la acción del Ejecutivo ha estado volcada en este asunto.

Así, el lunes en el que se reunió el Consejo de Ministros para aprobar ese plan de choque para septiembre, Garzón fue uno de los ministros con la agenda vaciada.

Pero, lo que parece menos comprensible aún, en el día después en el que el Gobierno se ha volcado en los medios para explicar su plan, el ministro de Consumo ha repetido vacaciones.

 

 

Cabe recordar que Alberto Garzón figura en todas las quinielas de una posible crisis del gobierno que Pedro Sánchez podría impulsar tras las vacaciones. Aunque remover al ministro de Consumo precisa del plácet de Yolanda Díaz. Y en el PSOE son conscientes de que Garzón es ahora uno de los principales baluartes de la vicepresidenta segunda.