| 03 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez, este martes en Moncloa tras su balance.
Pedro Sánchez, este martes en Moncloa tras su balance.

'Génova' fija su rumbo y diseña un plebiscito para el 28-M: "Sánchez o España"

El PP quiere activar la maquinaria electoral tras las Navidades. La idea es presentar los comicios de mayo como un examen al Gobierno y a su presidente.

| Benjamín López España

El PP tiene clara la estrategia de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Es la primera oportunidad para que los españoles censuren a Pedro Sánchez en las urnas y por eso quieren que esos comicios se diluciden en clave plebiscitaria sobre el Gobierno y su presidente. De hecho, es bastante probable que la campaña se presente con un eslogan del tipo “Sánchez o España”.

 Y es que en Génova se muestran convencidos de que muchos españoles están deseosos de pasarle la factura política a Sánchez por sus pactos, sus tejemanejes con el Poder Judicial, los enjuagues con los separatistas (indultos, sedición y malversación) y la chapuza de una ley como la del solo sí es sí.

 

Lo cierto es que el plan recuerda mucho que trazó Isabel Díaz Ayuso en Madrid cuando adelantó elecciones y las planteó como un plebiscito sobre Sánchez bajo el eslogan Socialismo o Libertad. La jugada salió perfecta en aquella ocasión y ahora quieren repetir la fórmula.

El plan de Génova pasa por activar cuanto antes la maquinaria electoral del PP, a la vuelta de las Navidades. Así, sin tiempo que perder, ya el 14 de enero habrá un gran acto en Zaragoza para presentar a sus candidatos autonómicos

Es la propia Ayuso la que verbalizó el eslogan en un acto con Feijóo el 12 de diciembre, concretamente en la cena de Navidad del PP de Madrid. “O Sánchez o España (…) Esta es tu casa, este es tu ejército”, le dijo la madrileña entonces al gallego.

El propio Feijóo ha ido reforzando esta misma idea en las últimas semanas. Ante la idea de Vox de presentar una moción de censura en el Congreso, el líder del PP constató que si bien no hay posibilidad de ganarla en el hemiciclo sí hay mayoría social para lograrlo, por lo que esos comicios de mayo deben ser la auténtica moción de censura al Gobierno, la oportunidad de demostrar a Sánchez que los españoles no le apoyan.

También en la presentación de Diego Canda como candidato del PP al Principado de Asturias verbalizó la necesidad de que las autonómicas y municipales constaten el rechazo de los asturianos a Sánchez. Y así en repetidas ocasiones.

 

Sánchez y Feijóo se saludan en un pleno del Senado.

 

Para eso es clave meter a los barones socialistas en el saco del sanchismo. Todos, incluidos los más críticos con Sánchez, como Page y Lambán, son cómplices del presidente. No van más allá de la retórica interesada para aparentar distancia con las medidas más polémicas del Gobierno, pero a la hora de la verdad no mueven un dedo para impedirlas.

 

Tanto es así que Feijóo ya ha incidido en este asunto en más de una ocasión. “Conozco lo que piensan los presidentes socialistas. Lo que me sorprende es que lo que dicen no se corresponde con lo que hacen”, dijo hace pocas fechas. El popular fue muy duro al remarcar que o se rebelan o serán un “fraude político”.

Popularidad en horas bajas

En Génova son conscientes que Sánchez pasa por sus horas más bajas de popularidad. Según una encuesta de El Mundo el presidente ha caído 17 puntos en tres años. Ahora mismo recibe la aprobación de solo el 22, 9% frente al 39,6% de entonces. Hoy su imagen está por debajo de la de su partido. Eso supone que sea percibido como un lastre por los líderes regionales que se examinan en mayo en las urnas.

 

Las encuestas de intención de voto tampoco pintan bien. Todas, a excepción de la del CIS de Tezanos, dan una mayoría absoluta holgada a la suma de PP y Vox. Y la cosa puede ser peor porque no reflejan por ahora las últimas polémicas a costa de la sedición, la malversación y el Tribunal Constitucional.

En Génova se muestran convencidos de que muchos españoles están deseosos de pasarle la factura política a Sánchez por sus pactos, sus tejemanejes con el Poder Judicial, los enjuagues con los separatistas

El plan de Génova pasa por activar cuanto antes la maquinaria electoral del PP, a la vuelta de las Navidades. Así, sin tiempo que perder, ya el 14 de enero habrá un gran acto en Zaragoza para presentar a sus candidatos autonómicos y poco después, en Madrid, otro acto servirá para lanzar a los candidatos a las capitales de provincia.

A partir de ahí habrá un rosario de actos de lanzamiento de los candidatos en sus respectivos territorios. Las elecciones de mayo son, en palabras de Feijóo, “la primera parada” antes de echar a Sánchez de la Moncloa a finales de 2023.