13 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
César Luena prepara otra manifestación contra la Gestora para respaldar a Pedro Sánchez.

Sánchez prepara otra trifulca para presionar con su "no" al Comité Federal

La reunión para decidir la abstención del PSOE será la tercera semana de octubre con tiempo para evitar nueva cita con las urnas y el "comando Luena" prepara otra manifestación en Ferraz.

| ESdiario España

El esperpento vivido el pasado fin de semana en la calle Ferraz de Madrid, con motivo de la celebración del Comité Federal que finalmente forzó la dimisión de Pedro Sánchez, puede volver a repetirse en la próxima reunión de este órgano que se celebrará en la tercera semana de octubre. Según diversas fuentes socialistas, los afines a Sánchez preparan mientras él disfruta de unos días de vacaciones en Estado Unidos una nueva manifestación de militantes en las puertas de la calle Ferraz. 

Según las informaciones recabadas, poco le importa a los fieles del ex secretario general el nada gratificante y bochornoso espectáculo ofrecido y el entorno de César Luena, con el ya conocido y llamado "comando Luena", está realizando llamamientos a la militancia para movilizarla hasta las puertas de la sede socialista y presionar de esta manera -con gritos contra la Gestora, Susana Díaz, Felipe González y todos los partidarios de la abstención socialista- para imponer la postura del "no es no" a Mariano Rajoy

Nada importa a quienes realizan este llamamiento la lamentable imagen del PSOE y el bochorno democrático que producen escenas como las vividas el pasado sábado en la sede socialista.

La nueva rebelión de militantes se estaría realizando lógicamente por conductos no oficiales a través de Twitter y de otros canales de comunicación. Una operación del "comando Luena" que estaría siendo respaldada casi de manera orgánica por el PSC de Miquel Iceta, unos socialistas catalanes que ya han anunciado que no respetarían la disciplina de voto en caso de que el PSOE decidiese abstenerse en la sesión de investidura.

El espectáculo está servido de nuevo Ferraz precisamente cuando este sábado de madrugada el presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha declarado que el Comité Federal para decidir si el PSOE se abstiene ante una eventual investidura de Mariano Rajoy, se postergará hasta después de las elecciones primarias para elegir el secretario general del PSC, que tendrán lugar el día 15 de octubre.

Aunque ha indicado que todavía no se ha concretado la fecha para la celebración de la reunión del partido, el calendario obliga a los socialistas a realizarla durante la tercera semana de octubre, entre el día 17 y el día 23, para que dé tiempo a celebrar una nueva investidura antes de que se extinga el plazo dictado por la Constitución (54 días después de la primera), que finaliza el próximo 31 de octubre.

"Hay muy poco tiempo. Queremos apurar casi todo ese tiempo, pero ahora no puedo decir cuando será, porque no lo sé", ha asegurado Fernández. En cuanto a la convocatoria de unas elecciones primarias para elegir a un nuevo secretario general, se ha afianzado en que "ahora mismo no es el momento del candidato" sino de "evaluar si se debe ir a unas elecciones o no". "Si queremos evitarlo tendríamos que ir a una abstención", ha concluido.

En una entrevista en La Sexta, el presidente de la gestora se ha mostrado en contra de tomar la decisión de abstenerse o no mediante una consulta a la militancia socialista: "Hay quien piensa que debería someterse a votación. Yo creo que no porque creo en la representación. Sin representación no hay política y por tanto los delegados son quienes tienen que tomar esa decisión y hacerse responsables de lo que han decidido ante los militantes", ha manifestado.

El político asturiano ha reiterado la crítica a la existencia de una cierta "podemización" en el PSOE que consiste, según él, en la renuncia a la "cultura de la representación" cuando, a su juicio, "el PSOE no puede renunciar ni a su tradición ni a su visión crítica de la realidad".

"Estamos viendo cada vez más tendencia a esto que llamamos democracia directa y formas cada vez más disyuntivas de resolver la actividad política -ha valorado Fernández-. Pablo Iglesias tiene todo el derecho a decir que ellos quieren ser populistas, pero, ¿qué se entiende por populismo? La simplificación tiende a plantear las cosas de manera disyuntiva: bueno-malo, sí-no, blanco-negro, arriba-abajo, pueblo-casta, etc. y eso se puede resolver de manera plebiscitaria".

En cambio, ha defendido que la cultura de la representación del PSOE se funda en una visión "crítica" de "una realidad que es compleja" y ante la cual "alguien tiene que hacerse cargo de la complejidad de las cosas y explicarlas".