| 26 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

¡Receta de temporada!: Potaje de cuaresma

Es una de las recetas más tradicionales, sabrosas e impresionantes de nuestra gastronomía

 

En muchas cocinas del país es tradición consumir este plato los viernes de cuaresma (del miércoles de Ceniza al Viernes Santo). Es una de las recetas más tradicionales, sabrosas e impresionantes de nuestra gastronomía, que cuenta con ingredientes tan ilustres como las espinacas, el bacalao y como no, los redonditos y tiernos garbanzos.

Los garbanzos

Si quieres que el potaje de Cuaresma te salga perfecto selecciona siempre unos garbanzos de calidad. Apuesta por la variedad pedrosillano, los más pequeñines. Tienen la extraordinaria virtud de absorber todos los sabores de los ingredientes que lo acompañan, manteniendo siempre intacta su firmeza y cremosidad. 

Las espinacas

Elegir unas verdes y frescas espinacas en manojo es garantía de éxito, sobre todo si las incorporas en los últimos minutos de cocción. De esta manera las sentirás firmes y ligeramente crujientes al morder.
A la hora de comprarlas asegúrate de que sus hojas tengan un color uniforme y no presenten manchas.

El bacalao

El bacalao lidera este plato con su maravilloso sabor y su equilibrado e impecable punto salado.  

Es importante desalarlo al menos 48 horas antes. Cuando lo compres procura que todos tengan el mismo tamaño y grosor.

Un truco para desalarlos mejor, es lavar primero muy bien los lomos en agua fría, colocarlos con la piel hacia arriba en un colador y sumergir el colador en un recipiente bien cubierto de agua. De esta manera la sal que desprende irá al fondo del recipiente y el bacalao no estará en contacto con ella. Cada 10 horas tira el agua y vuelve a cubrirlos con agua limpia.

Receta de potaje de Cuaresma

Ingredientes para 6 personas

350 gramos de garbanzos
1 manojo de espinacas
500 gramos de bacalao desalado
2 cebollas
2 zanahorias
2 tomates rojos
3 dientes de ajo
1 hoja de laurel
3 clavos
sal
2 cucharaditas y ½ de pimentón dulce
3 cucharadas de aceite de oliva

Elaboración

1.- La noche anterior deja los garbanzos a remojo en agua caliente para que comience su hidratación. Por la mañana desecha el agua y ponlos en el cuerpo de tu olla rápida junto al bacalao troceado desalado, la hoja de laurel, las dos zanahorias y la cebolla a la que previamente has insertado los clavos en especia. 

Cubre con agua fresca tres dedos por encima y enciende el fuego.

 

2.- Cuando comience a calentar empezarán a salir las impurezas en forma de espuma que debes ir retirando hasta conseguir un caldo limpio. 

 

3.- Cuando deje de espumar, cierra con la tapadera. 

Una vez suban las anillas, baja la intensidad del fuego y mantén durante 8 minutos más, después retira de la fuente de calor y espera a poder abrir la olla. 

4.- Retira la cebolla y la zanahoria a un plato dejando solo los garbanzos, el bacalao y la hoja de laurel.

 

5.- En una sartén con tres cucharadas de aceite de oliva sofríe la segunda cebolla muy picadita al igual que los ajos. Cuando esté todo bien pochadito añade los tomates cortados en dados pequeños y la cebolla que tenías reservada, retirando previamente los clavos de especia. Cocina todo junto hasta obtener un buen sofrito…

 

… añade el pimentón y fríelo sin dejar de remover durante uno o dos minutos.

 

6. Transfiere el resultado a un recipiente, añade un par de cacillos del caldo y con ayuda de una batidora de mano tritura hasta obtener un puré. 

 

7. Vierte el resultado a la cazuela, remueve e incorpora las espinacas.

 

Presenta tu potaje de cuaresma con el huevo cocido y la zanahoria cortada en rodajas.