20 de Enero de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad

Tarta de calabaza, una receta muy fácil y típica de este mes

Un suave pastel de sabor dulce con delicados matices de cardamomo, nuez moscada y canela

El cuarto jueves de noviembre los Estados Unidos de América se preparan para celebrar en familia una de las noches más importantes del año, Thanskgiving, el día de Acción de Gracias.

Este día se remonta a 1621, cuando los colonos ingleses llamados Pilgrims invitaron a los nativos americanos a compartir una gran comida para celebrar la primera cosecha y agradecer la acogida y ayuda que habían recibido de los indios. Desde entonces, y después de que Abraham Lincoln declarará oficialmente festivo este día, todo el país se engalana para festejarlo por todo lo alto.

Thansksgiving está impregnada de tradiciones; el perdón del pavo, los partidos de la Liga Nacional de Fútbol Americano, el desfile del mítico Macy’s donde grandes carrozas, globos gigantes, bandas musicales y majorettes recorren las famosas calles de Nueva York, y, por supuesto, su famoso e insigne pumpkin pie. Un suave pastel de sabor dulce con delicados matices de cardamomo, nuez moscada y canela que pone un fabuloso broche final a una de las cenas más especiales, favoritas y familiares de todo el continente americano.

Dificultad: Baja
Tiempo de preparación: 60 minutos


Los ingredientes para un molde de 26 cm

1 masa quebrada
2 tazas de carne de calabaza asada
2 huevos
1 taza de nata líquida
1/2 taza de leche evaporada
1 taza y ½ de azúcar de caña o azúcar mascabado
2 cucharaditas de esencia de vainilla
2 cucharaditas y 1/2 de canela
1/4 cucharadita de jengibre en polvo
1/8 de cucharadita de cardamomo en polvo
1/4 de cucharadita de clavo en polvo
1/4 de cucharadita de nuez moscada
1/4 de cucharadita de sal
1 cucharada de mantequilla

Para decorar
1 taza de nata para montar
azúcar glass

Elaboración:

1.- Coloca dos rodajas de calabaza en una fuente, cubre con papel de aluminio y hornea a 180º durante 30 minutos o hasta que esté muy tierna.

 

2.- Cuando esté fría retira la piel, coloca en un bol su carne deshilachada junto a la leche evaporada y tritura con un brazo batidor hasta obtener un puré. Reserva.

 

3.- Extiende la masa sobre un molde previamente engrasado con mantequilla…

y decora el borde para que te quede bonito.

 

4.- Coloca encima papel vegetal para cocinar y vuelca un buen puñado de garbanzos para que la masa no infle. Hornea a 170º durante 20 minutos.
Pasado el tiempo retira la fuente del horno, los garbanzos y el papel vegetal. Deja enfriar.
(los garbanzos los puedes conservar para darles el mismo uso en otras recetas. Puedes reutilizarlos hasta 15 veces)

 

5.- En un bol bate los huevos junto al azúcar, la canela, el jengibre, el cardamomo, el clavo, la nuez moscada y la sal.

 

6.- Incorpora el puré de calabaza, la nata y mezcla muy bien hasta conseguir una masa uniforme.

 

7.- Vierte la mezcla sobre la masa precocinada y de nuevo al horno a 180º durante 20 minutos más.

 

8.- En un bol coloca la nata muy fría y comienza a batir con ayuda de unas varillas eléctricas. Añade poco a poco el azúcar glass al gusto hasta conseguir una textura firme. Sabrás que la nata está lista cuando en la punta de la varilla se forme su famoso piquito o cuando al voltear el recipiente la nata permanezca inmóvil dentro del bol.

 

Presenta tu pumpkin pie con nata montada o helado salpicado con polvo de canela.