| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

13 ideas para tus comidas de Navidad

La comida de Navidad es una de las más especiales del año. Te damos las mejores ideas y trucos para que la que organices este año sea todo un éxito

| Begoña Tormo Gastronomía

¿Qué comemos en Navidad? Esta es la pregunta que se hacen muchas personas que tienen la responsabilidad de preparar alguna de las comidas o cenas típicas de estas fechas. En algunas casas, lo tienen claro. Muchas madres o abuelas (en estos casos, la representación masculina es menor) hacen el mismo menú año tras año. Porque es lo que todos esperan, porque es una forma de mantener las tradiciones, y porque así no hay que darle vueltas a la cabeza pensando en el menú. Si ese es tu caso (o vas a mesa puesta), no hay mucho más que añadir, pero si este año te toca reunir a la familia en torno a tu mesa, estos trucos pueden ayudarte a que la reunión sea un éxito. 

1 APERITIVOS FRÍOS 

Los aperitivos son indispensables en las mesas festivas, sobre todo cuando los invitados son muchos, porque no suelen llegar todos a la vez, y, de este modo, podemos ir "entreteniendo" a que lleguen primero. Además, una mesa llena de distintos platos da color, sensación de abundancia y es más probable que todos los comensales encuentren algo de su gusto. La ventaja adicional que tienen los aperitivos fríos es que, en casi todos los casos, podemos prepararlos con antelación, lo que ayuda mucho. Pero cuidado; no se trata de que la gente se llene, sino de que abra el apetito con pequeños y apetecibles bocados. Lo más fácil es preparar unos canapés variados clásicos (de queso crema y salmón ahumado, paté, jamón dulce y huevo hilado, anchoa y tomate...), pequeñas tartaletas con diversos rellenos, como ensaladilla rusa o guacamole, o una vistosa bandeja de vegetales crudos con dips para mojar (funciona muy bien la crema de queso batida con distintos ingredientes, como mejillones en escabeche, atún en aceite o jamón, o un hummus de garbanzos). Más sencillo aún es ofrecer unas gildas o alguna conserva de buena calidad (unos mejillones en escabeche, por ejemplo) para acompañar las primeras bebidas. Prescinde de las patatas fritas, que están muy ricas pero llenan demasiado.

2 APERITIVOS CALIENTES

Aunque, a efectos de intendencia, los aperitivos calientes son menos prácticos que los fríos, suelen gustar a todo el mundo, por lo que el esfuerzo merece la pena. Si no sois muchos, unas croquetas caseras (fritas en el último momento) son garantía de éxito, pero, si pensamos que nos va a complicar mucho la vida, podemos preparar otros bocados que se puedan mantener calientes en el horno, sin perder demasiada textura, como unos hojaldritos rellenos (de chistorra, morcilla, queso, bechamel con champiñones...) o unos dátiles envueltos en bacon (que, aunque son algo “viejunos”, siguen teniendo su público). 

3 IBÉRICOS

Si hay algo que pone de acuerdo a todos es el jamón ibérico de bellota. Si somos muchos y nuestro presupuesto no da para tanto, podemos sustituirlo por salchichón, lomo, o incluso una bandeja de fiambres variados, pero, ya que es una ocasión especial, debemos elegir la mejor calidad posible. En cualquier caso, conviene acompañarlos de picos, o regañás, o pequeñas porciones de pan tostado. 

4 MARISCO

Otro clásico que está presente en casi todas las mesas festivas es el marisco. Evidentemente, las posibilidades son infinitas, y, si el dinero no es problema, la imaginación tampoco debe serlo: ostras, almejas, berberechos, nécoras, centollo, gambas, bogavante... Si con estos productos, la cena "se nos va de madre", sigue habiendo opciones, más modestas, pero que pueden resultar también deliciosas, como unas vieiras gratinadas (basta una por persona), un salpicón de marisco, unos gambones a la plancha, unos langostinos cocidos con mayonesa o incluso unos mejillones al vapor o con una salsa vinagreta. 

5 CONSOMÉ

Un buen consomé es un fantástico inicio para una comida o cena de Navidad. Entona el cuerpo, y podemos prepararlo con antelación y calentarlo un poco antes de que lleguen los invitados (porque, eso sí, es importante que sea casero). Si lo preferimos, podemos sustituirlo por una crema ligera de verduras o, incluso, si la cena no va a ser demasiado abundante, por una contundente sopa de pescado o marisco. 

6 VERDURAS

Es cierto que solemos asociar las comidas navideñas con platos calóricos y caros, pero, en estas épocas de excesos, nuestro estómago, y el de nuestros invitados, agradecerán con seguridad un plato de verdura. Además, hay algunos que son típicos de muchos menús tradicionales de Navidad en España, como la lombarda (en Madrid), los espárragos (en Navarra), o el cardo con almendras (en Aragón). En cualquier caso, siempre es buena idea que en la mesa haya alguna opción "verde" para nuestros comensales, y esta puede ser simplemente una buena ensalada para acompañar otros platos. Evidentemente, si alguno de los invitados es vegetariano o vegano, deberemos adecuar la oferta, con un plato vegetal más completo y contundente, como un pastel de verduras, una lasaña vegana, o unos pimientos rellenos de arroz. 

7 PESCADOS

Los platos de pescado son también una opción clásica para las comidas navideñas. Normalmente, se eligen piezas enteras que se preparan al horno: besugo, merluza, rodaballo, rape, lubina... Sin embargo, es imprescindible prepararlos en el momento de comerlos y esto nos obliga a estar pendientes del horno en mitad de la cena. Afortunadamente, también se pueden elaborar platos que se puedan preparar con algo más de antelación, y mantenerse calientes (también pueden prepararse en mayor cantidad). En Galicia, por ejemplo, es muy típico el bacalao con coliflor, pero hay otras muchas recetas que pueden ser perfectas para una mesa de fiesta, como una merluza o un rape con almejas. 

8 AVES

Un pavo, un capón, una pularda, o, incluso, un buen pollo campero, son uno de los platos más habituales en una cena o comida festiva. Tiene muchas ventajas: es relativamente económico, cunde bastante, y, si no sabemos calcular la cantidad, no importa hacer de más, porque sus sobras son muy sencillas de aprovechar. En cualquier caso, lo más adecuado es cocinar el ave al horno, y rellenarla (lo habitual es hacerlo con una farsa de carne picada, frutos secos, y frutas desecadas o frescas). De guarnición, se pueden sustituir las típicas patatas por unas manzanas asadas o salteadas en mantequilla. 

9 CARNES

Los asados de cordero o cochinillo son la comida de fiesta por excelencia en muchos hogares españoles (especialmente en la zona centro y norte del país), pero hay muchas alternativas "carnívoras" para quienes no sean muy aficionados a los típicos asados, pero quieran seguir ofreciendo un plato especial. Uno de los más resultones es el solomillo "Wellington"; una pieza de solomillo de ternera envuelto en hojaldre (con jamón y una duxelle de champiñones), que no es tan complicado de elaborar como parece y causa muy buena impresión en la mesa. Si el problema es que no tenemos horno, se pueden preparar unas carrilleras de ternera al vino, y servirlas con un puré de patatas casero con mantequilla. 

10 QUESOS

Una tabla de quesos es una opción sencilla de preparar, y puede servir tanto de aperitivo como de postre. Para acertar, hay que escoger distintos sabores y texturas (se pueden incluir, por ejemplo, uno de pasta blanda, uno de pasta dura, otro azul, y acordarnos de que se pueden combinar quesos de vaca, oveja y cabra), colocarlos armoniosamente en una bandeja o tabla bonita, y acompañarlos con panes y algunas "guarniciones" vistosas, como nueces, dados de membrillo, uvas, manzana verde, u otras frutas. 

11 POSTRES

Por muy abundante que sea una comida o cena de Navidad, los golosos no perdonarán que no haya postre. Si se quiere ser clásico, una buena idea es un tronco de Navidad (que podemos comprar en nuestra pastelería favorita). Si preferimos algo más ligero, podemos preparar una bandeja de fruta variada (pelada y cortada, para que sea más sencillo servirla), o unos buenos helados artesanos. 

12 DULCES

Además del postre, en Navidad no se puede prescindir de los dulces típicos de estas fechas: turrones, mazapanes, polvorones, mantecados, frutas de Aragón, bombones... Una bandeja surtida no puede faltar con el café.

13 BEBIDAS

Las bebidas son muy importantes en estas comidas festivas. Tampoco es que haya que volverse loco y maridar cada plato con un vino distinto, como si estuviéramos en un “3 estrellas Michelin”, pero conviene tener al menos un vino blanco, uno tinto y algún espumoso para acompañar la comida. De hecho, el cava o el champagne son vinos que armonizan con muchos platos, (sientan mejor durante toda la cena que al final). De aperitivo, teniendo cerveza y un vino de Jerez, es difícil que no acertemos. Por supuesto, no puede faltar el agua y, si los invitados no beben, algún refresco.