| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

Caldereta de cordero

El inconfundible sabor y textura de los guisos de nuestras abuelas

| Marga García @gastroamantes Gastronomía

Para hacer una buena caldereta de cordero basta con una buena materia prima y el pasar lento del tiempo para conseguir el inconfundible sabor y textura de los guisos de nuestras abuelas.

En esta receta es esencial utilizar hierbas aromáticas como el tomillo, que dejará impregnado sus delicadas notas florales ligeramente dulces con tonos alimonados y mentolados, y el romero, esencia de nuestro mediterráneo que lleva consigo los perfumes del pino. Ambos darán sabor y equilibrio a este plato, potenciando aún más el gusto de la carne de cordero.  

La pimienta de Jamaica también juega un factor importante en el resultado final de esta caldereta de cordero. Si no la encuentras, no te preocupes, siempre puedes utilizar la pimienta negra que tiene un sabor más predominante y fuerte que la pimienta blanca.

¿Qué es la pimienta de Jamaica? 

Esta legendaria semilla lejos de ser una variedad de pimienta, es una baya de mayor tamaño muy utilizada en la gastronomía caribeña que va aportar un sabor ligeramente picante que acercará a tu paladar una suave mezcla de clavo, canela, pimienta negra y nuez moscada.

La pimienta de Jamaica, nace de un árbol tropical llamado Pimenta dioica y si la rompes puedes observar en su interior unas semillitas llenas de profundos aromas. En Europa no es muy conocida, salvo en Inglaterra, que la usan precisamente para guisos, salsas o para condimentar sus típicas verduras encurtidas. 

Si quieres hacer de esta caldereta de cordero un plato único, acompáñala de unas patatas al horno con cebolla roja y ajos.

 

Receta de caldereta de cordero para 6 personas

Ingredientes 

2 piernas de cordero troceadas

2 pimientos rojos italianos

2 pimientos verdes italianos

200 g chalotas

10 dientes de ajo

2 zanahorias

2 ramas de romero

2 ramas de tomillo

2 hojas de laurel

5 granos de pimienta de jamaica o pimienta negra

2 cdas harina

1 vaso de vino blanco

1 vaso de calde de ave

aceite de oliva

sal

Para asar las patatas

1 k patatas de guarnición

1 cebolla roja

8 dientes de ajo

aceite de oliva

sal

pimienta

 

Elaboración:

1.- Salpimienta el cordero y deja reposar diez minutos.

Cubre con una fina capa de aceite de oliva una cazuela e incorpora las ramas de romero, el laurel y los dientes de ajo enteros pelados y otros sin pelar. Marca el cordero a fuego fuerte por todos los lados y después transfiérelo a un plato dejando los ajos, el laurel y el romero en la cazuela.

 

2.- Añade los pimientos cortados en aros, la chalotas, las zanahorias, la pimienta de jamaica y el tomillo. Cocina todo junto hasta que todos los ingredientes empiecen a brillar y a estar suaves.

3.- Espolvorea la harina y fríela removiendo constantemente. Seguido vierte el vino y continúa removiendo dejando unos minutos para que evapore el alcohol.

 

4.- Devuelve el cordero a la cazuela e incorpora el caldo de ave. Cubre con una tapadera, cocina a fuego medio durante 1 hora y 30 minutos o hasta que el cordero esté completamente tierno. (el tiempo dependerá del tamaño en que se haya troceado la carne). Si prefieres utilizar la olla rápida, una vez suban las anillas, baja la intensidad del fuego y mantén durante 20 minutos. Después apaga por completo el fuego y una vez puedas abrir la olla tendrás lista tu caldereta de cordero.

 

5.-Mientras se cocina el cordero prepara la guarnición de patatas.

En una fuente de horno dispón las patatas partidas a la mitad junto a las dos cebollas rojas cortadas en cuartos, los ajos, y un zigzag genenoso de aceite de oliva, sal y pimienta. Remueve con las manos para impregnarlas muy bien y hornea a 180º durante 50 minutos.

6.- Incorpora las patatas a la caldereta de cordero dejando reposar al menos quince minutos antes de servir para intensificar los sabores.