| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
5 recetas con avena para empezar el día de forma sostenible
5 recetas con avena para empezar el día de forma sostenible

Así son las 5 recetas con avena de las que todo el mundo habla

Recetas con avena: Las mejores recetas saludables con las que empezar bien el día

| Redacción Gastronomía

Estas recetas con avena son todo lo que necesitas para empezar el día con energía. Así es cómo puedes desayunar (o merendar) con este alimento tan sano y lleno de fibra.

Desayunar en Madrid puede ser un plan de lo más original para hacer durante tu visita a la ciudad. Debes saber que, independientemente de que visites la ciudad o no, la avena es un alimento fundamental para tu dieta.

Aquí verás algunas de las recetas que no pueden faltar en tu rutina diaria. Con frutas, chocolate o frutos secos, la avena la podrás combinar, siempre, con lo que más te guste.

 

 

1. Galletas de avena y plátano con chocolate

Las galletas de avena y plátano son sencillas de elaborar, ya que tienen pocos ingredientes y son económicos en el mercado. Además, están buenas y son muy saludables como snack.

La combinación avena, chocolate y plátano es la estrella de las recetas con avena.

Ingredientes

  • 3 plátanos maduros
  • 1 vaso y medio de avena
  • Pepitas de chocolate (al gusto)
  • 1 cucharada azúcar moreno

Pasos a seguir

Corta los plátanos en rodajas y ponlos en un bol y aplástalos cuidadosamente. Añade la avena, las pepitas de chocolate y una cucharada de azúcar moreno y amasa hasta dar forma.

Haz pequeñas bolas y aplástalas para dar forma de galleta. Mételas en el horno durante 15 o 20 minutos. Una vez pasado ese tiempo, retíralas del horno y templa sobre una rejilla.

 

 

 

 

2. Tortitas fitness de salvado de avena y claras de huevo

Los clásicos pancakes o panqueques, son muy conocidos en países como EEUU. Aunque la receta original de las tortitas americanas es de lo más popular, siempre podrás hacer una versión fit, gracias a la avena.

Una vez las pruebes, las tortitas será tu receta con avena favorita.

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 2 claras de huevo
  • 250 ml leche vegetal
  • 80 g de azúcar
  • 200 g harina de avena
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 2 cucharaditas esencia de vainilla
  • Frambuesas y miel (para acompañar el plato)

Pasos a seguir

Bate las claras de huevo y el huevo con un poco de sal y azúcar, de forma que tripliques el volumen del líquido y se vuelva blanquecino.

Añade leche y 2 cucharadas de vainilla y mezcla hasta que todos los ingredientes se integren. Luego, añade la levadura y la harina de avena tamizadas, siempre mezclando con movimientos no muy bruscos.

En una sartén, echa unas gotas de aceite de girasol y espera a que caliente. Luego, añade dos o 3 cucharadas soperas de la masa y deja cocinar durante unos minutos por cada uno de los lados.

Una vez listas, podrás acompañar el plato con miel, arándanos, frambuesas o cualquier otra fruta que te guste.

 

 

 

 

3. Porridge de avena con fruta y frutos secos

Tal vez te preguntes qué es el porridge. Se trata de unas gachas d etoda la vida. Es un alimento completo, sano y nutritivo que ha triunfado mucho en las redes dentro de las recetas con avena.

Suele completarse co frutas, especias, miel o frutos secos, por lo que siempre podrás combinarlo de maneras diferentes sin necesidad de repetir plato. 

Ingredientes

  • 200-250 ml de leche (de vaca o vegetal) o agua
  • 4 cucharadas de copos de avena
  • Opcionales: canela, vainilla, miel, fruta fresca, frutos secos, entre otras.

Pasos a seguir

Pon a calentar la leche o agua en un cazo hasta que comience a hervir. Luego, añade los copos de avena y cocina a fuego lento durante 2 minutos, siempre removiendo para evitar que se pegue al utensilio de cocina.

Una vez tengas una especie de papilla con grumos, apaga el fuego y deja reposar durante 1 minuto. Ahora añade la canela, la fruta o las especias que desees para el plato y sirve.

En caso de que no te guste caliente, siempre podrás meterlo en la nevera para comerlo en frío. Refrescante y sano.

 

 

 

4. Smoothie Bowl de fresas, plátano, queso y avena

Fresas y plátano combinan bastante bien, por lo que las meriendas prometen si las acompañas de la fruta, la avena y el queso. Copos de avena a un batido tan típico, ¿Es posible?

Siempre podrás añadirlo al completo y hacer un batido casi de cuchara, o simplemente, esparcir algunos copos para darle un toque a tu smoothie.

Ingredientes

  • 1 Plátano natural o congelado
  • 5-6 Fresas naturales o congeladas
  • 120 g de queso freco batido natural
  • 2 cucharadas de copos de avena
  • 1 lima (o 1/2 limón en su lugar)
  • 1 Fresa grande, para decorar
  • Semillas de chía, de amapola o las que elijas
  • Coco rallado
     

Pasos a seguir

La receta es de lo más sencilla. Coge una batidora de vaso tipo blender o una picadora, puesto que será tu mejor aliada durante la receta.

Corta el rabo a las fresa, lávalas y sécalas con cuidado. Trocéalas junto con el plátano y corta en rodajas. Coloca las frutas y el queso batido en la batidora y añade una cucharada de vainilla al gusto, el zumo y la ralladura de la lima y los copos de avena.

Tritura todo junto, en varias turnos y siempre removiendo hasta que consigas una textura homogénea. Ajusta siempre las cantidades al gusto, sobre todo las de queso y las de avena. Lograrás manejar la espesura.

Sírve el smoothie y, con la fresa grande, decora junto con frutas del bosque o una hoja de menta. No te olvides de añadir las semillas y/o frutos secos que más te gusten

 

 

5. Crumble de fresas, arándones y avena

El crumble es una elaboración británica que cuenta con variantes similares en otros países. El nombre hace referencia a las migas crujientes que cubren la base de fruta.

Puede sonar raro, pero es muy sencillo de preparar y podrás versionarlo en una receta saludable para tomar de postre, de merienda o de desayuno. Las fresas y arándanos son una mezcla espectacular, pero puedes tomarlos con cualquier fruta.

Ingredientes

  • 200 g de fresa
  • 50 g de arándanos frescos
  • 1/2 Naranja
  • 50 g de copos de avena
  • 15 gramos de almendras
  • 10 ml de sirope o 1 o 2 dátiles triturados, sin hueso, con agua
  • Mantequilla de cacachuete natural, al gusto
  • Leche o bebida vegetal al gusto
  • Canela molida
  • Esencia de vainilla

Pasos a seguir

Precalienta el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Lava, seca y prepara la fruta mientras tanto. Trocéala en trozos pequeños. Mezcla todo, con los arándanos en un recipiente y añáde una cucharada de zumo de naranja y un poco de ralladura.

Mezcla en un recipiente los copos de avena, las almendras, la mantequilla de cacahuete, canela o esencia de vainilla y el sirope. Aprieta bien con un tenedor para integrar todo y ve añadiendo, poco a poco, leche o bebida vegetal, hasta conseguir una textura de migas húmedas.

Cubre toda la fruta con esta mezcla y aprieta si deseas un plato más homogéneo. No hace falta que añadas la cobertura si te gusta más la fruta. Añade un toque de canela y 30 minutos al horno.