| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Las campañas de Navidad online son un acierto a pesar del resurgir de lo local

Esta navidad, marcada por la escasez de semiconductores que va a limitar el stock de dispositivos electrónicos, está abocada a las compras online, lo que conlleva más inversión publicitaria.

| ESdiario Internet

Cada vez es más importante estar presente en el mundo online para poder captar clientes, especialmente cuando se acercan las fechas de gran consumo como Navidad. Es por este motivo que las empresas se plantean este periodo como campañas, es decir, momentos de comunicación y ventas intensivas. Internet gana peso en un sector que cada vez depende más de la compra por internet, por lo que no es descabellado que la inversión publicitaria también se desplace a este medio.

Además, la comunicación digital no es incompatible con el consumo local ni con la compra en establecimientos físicos. Tanto las pymes locales como las superficies con sede física pueden beneficiarse de las campañas online. Todo se basa en la efectividad y en la optimización de recursos.

Invertir en el canal online para la campaña de Navidad

El cambio de paradigma que estamos viviendo viene impulsado por las actitudes de los consumidores. En los últimos años, se ha notado un aumento de la venta online que podría haber ascendido hasta el 22 % en el pasado mes de diciembre de 2020. Esto parece indicar un precedente que va a ir a más en los próximos años, teniendo también en cuenta algunas tendencias sociales que se han impuesto desde la irrupción de la pandemia.

El consumidor post-COVID tiende a salir menos y aún no está del todo a gusto en espacios masivos de compra, por lo que prefiere delegar algunas compras a internet. Además, el rango de precios que tiene disponible en la red es mucho más amplio. Esto hace que las marcas tengan que dividir su presencia entre lo presencial y lo digital, sabiendo que muchas personas pasan cada vez más tiempo delante de un ordenador y se exponen a impactos publicitarios también en redes sociales.

Las compras de Navidad suelen tener un carácter emocional que las hace aún más susceptibles a las compras impulsivas. Este tipo de compras instintivas y poco meditadas están muy relacionadas con lo estético, lo sensorial y lo emotivo. Sin duda, muchos de los productos anunciados en redes sociales y en páginas de influencers cumplen estos criterios. Para captar estas ventas es necesario contar con profesionales que puedan analizar, planificar y ejecutar un plan específico y orientado a públicos concretos.

En este sentido, las empresas confían cada vez más en la contratación de especialistas digitales en determinados momentos del año con el fin de cubrir campañas puntuales, como por ejemplo la navideña. Cada vez es más común encontrar a estos freelancers en Fiverr, un marketplaces donde las empresas pueden encontrar profesionales del marketing digital, la venta online y el ecosistema e-commerce. Se trata de un formato ideal para pymes que no necesitan habitualmente un departamento de estas características, pero que sí dependen de este tipo de campañas de ventas para conseguir resaltar. Así, tendrán los beneficios de contar con un especialista en el equipo, con las ventajas de una relación contractual temporal.

Repensando la compra física Se ha encuestado a más de 3900 consumidores para saber cuáles son sus intenciones de cara a las compras navideñas. En esta muestra tan amplia se han introducido diferentes preguntas respecto a la compra en internet, la compra presencial y formatos híbridos. A pesar de que podríamos pensar que la venta física está herida de muerte, la realidad de los datos es muy distinta y ejemplifica una brecha generacional considerable.

Entre los resultados que se han obtenido en esta macroencuesta, resulta que un 62 % de los encuestados cree muy probable que compren regalos por internet esta vez. Un 27 % considera esta posibilidad como algo probable y, por tanto, más remota. Estos datos pueden ejemplificar una ventaja de este método de compra, pero los investigadores de Criteo indagaron un poco más. Los resultados mostraban que un 42 % de encuestados respondía de forma convencida diciendo que era muy probable que compren en tienda esta Navidad. Se trata de un dato que se acerca a la mitad de la población y que pone de relevancia la importancia que siguen teniendo la venta física y el consumo local.

En este estudio también se encuentran conclusiones interesantes, como que un 49 % de los encuestados cree probable encontrar regalos utilizando descuentos. Se trata de una idea de consumo que empieza mucho antes del periodo navideño, ya que el Black Friday aporta buenas rebajas que muchos consumidores aprovechan. En general, todo parece indicar que el consumidor medio aún no se decanta por un método de compra u otro, sino que compagina ambos, buscando siempre las mejores ofertas y la mayor comodidad. Es importante destacar que el reparto de ventas digitales y en tienda varía según la edad, de modo que es más probable la compra física en adultos y la compra digital en jóvenes. La generación Z y los millennials dedican gran parte de su gasto en regalos a productos que compran y que encuentran por internet.

Este hecho es importante, ya que significa que gran parte de los consumidores más jóvenes encuentran diferentes productos que les resultan atractivos y no al revés. En general los jóvenes dedican más tiempo al día a ojear páginas de tiendas del que dedican a nivel general las personas en una tienda física. Así, se exponen a más productos y es más probable que acaben resultando seducidos por alguna oferta. Se consideran un público muy atractivo para las empresas que se dedican a vender en internet, de forma única o como complemento a la venta presencial.

Sin duda, la conclusión que se obtiene de estos datos es que la venta ecommerce y la venta física deben entenderse y retroalimentarse. Cada empresa es un mundo y puede tener mayores rendimientos en un canal u otro, pero los usuarios siguen sin decantarse de forma clara. La mejor manera de no desaprovechar ninguna oportunidad de venta es reforzar el aspecto digital, con especialistas que puedan sacar partido a los productos y servicios en momentos de consumo masivo como la Navidad.