| 07 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.
El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La policía patriótica realizó informes fake contra el PP bajo el mandato de ZP

En agosto de 2011 empezó a elaborar dossieres contra el número dos de Esperanza Aguirre con acusaciones que la justicia tumbó.

| Francisco Mercado Investigación

 

nana


El 13 de abril de 2012 la “policía patriótica” denuncia mediáticamente sin pruebas a un dirigente del PP: Ignacio González, vicepresidente madrileño. Lo hace sobre la base de informes extraoficiales que dice haberle encargado en 2011 el director adjunto de la policía, Miguel Ángel Fernández Chico, del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

“Hace unos meses encargó a personas de su confianza que averiguaran qué había de cierto en algunas informaciones que afectaban a Ignacio González”. Los pseudoinformes comenzaron a elaborarse en agosto de 2011 en pleno mandato y declive socialista. Intervinieron los mismos comisarios que meses después tejieron bajo mandato del PP el pseudoinforme contra los independentistas catalanes. En ambos casos, se buscaba erosionar al rival en vísperas electorales.

 

Cuando salta esta ofensiva contra el PP, Fernández Chico lleva cuatro meses muerto. Pero la trama invocó tal encargo y aventó sus resultados a cuantos periodistas quisieron oírlo. Algunos declinaron publicarlos por falta de verificación, informes oficiales y fuentes citables para tan graves acusaciones.

Nada de eso frenó, entre otros, a El País. “Agentes de policía relacionan al número dos de Aguirre con Gürtel en informes sin membrete que no llegaron al juez”.

“El vicepresidente de la Comunidad de Madrid y mano derecha de su presidenta Esperanza Aguirre fue objeto durante medio año de una investigación policial “muy discreta y reservada” sobre Ignacio González, su patrimonio y su presunta relación con el caso Gürtel. El País ha tenido acceso a media docena de informes policiales del caso, fechados entre agosto y diciembre de 2011. Todos ellos, sin membrete oficial ni firma de sus autores, llevan este doble encabezamiento: “Diligencias Indagatorias. Informe Gürtel”.

 

Zapatero haciendo confidencias a Pedro Sánchez en un acto del PSOE.

 

Rajoy llegó al gobierno en diciembre de 2011. La brigada patriótica desarrolló sus pesquisas contra González cuando presidía José Luis Rodríguez Zapatero.

La narración periodística sigue así: “En uno de esos informes, el policía autor explica que “un colaborador relacionado con la trama Gürtel ha comunicado que, en relación con la operación de Arganda [municipio madrileño en el que la trama cobró importantes comisiones por una venta municipal de terrenos a Martinsa] había sido fundamental la intervención de Ignacio González”.

En al menos dos de esas “diligencias indagatorias” policiales se afirma: “Inmediatamente después del viaje a Colombia de Ignacio González, se detectó su presencia en un inmueble de una urbanización de alto standing de la Costa del Sol”. Se trata de un amplio ático dúplex de 495 metros cuadrados en la urbanización Alhambra del Golf, en Guadalmina (Marbella)”.

 

La agenda de Villarejo también planea sobre el PSOE.

 

El relato acusatorio seguía así: “Añade un informe de agosto que ese inmueble, con un precio de 1,35 millones de euros, se escrituró en 850.000 euros y que el resto se abonó en efectivo. “Una fuente consultada señala que esos fondos en metálico procedían de una cuenta corriente numerada de Fernando Martín [propietario de Martinsa] de las islas Caimán y que la escritura de compraventa no llegó a inscribirse registralmente”.

El policía autor del documento agrega de inmediato esta precaución: “Datos a confirmar”. González ha desmentido varias veces ser el propietario de ese inmueble y haber aceptado ninguna prebenda de Fernando Martín”.

El sindicato SUP y José Manuel Franco, exdelegado del PSOE, denunciaron los hechos narrados por los pseudoinformes: durante once años fueron investigados González, su esposa y el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. El caso se archivó al no hallarse indicios de cohecho y blanqueo de capitales.

El excomisario José Manuel Villarejo deja rastros: regaña a un directivo de El País por el tratamiento de la noticia. “Lo de "informes sin membrete" y lo de "investigación policial no oficial" no es nada correcto”.

 

Esperanza Aguirre junto a Ignacio González, espiado por la "policía patriótica" con Zapatero.

 

El directivo se excusa: “Como obviamente van a decir (ya lo han dicho) que no hay nada en Los archivos, por eso decimos que, en efecto, no llevan membrete y demás, porque son diligencias previas. Vamos, como siempre. Y no te puedes ni imaginar las que tuvimos que aguantar ayer para boicotear y anular el tema. Por eso, afinamos para intentar que nadie nos pueda pillar en nada ni nos acuse de ocultar detalles”. No es detalle menor omitir el autor de tan grave acusación, y transformar un escrito apócrifo en diligencia preliminar.

Meses después, los mismos comisarios de la “policía patriótica” difunden un informe sin membrete, idéntico al de González, pero esta vez con acusaciones sin pruebas contra dirigentes independentistas. El diario de PRISA repudia, ahora sí, tal actividad cloaquera.

En septiembre de 2018, tras desvelar Moncloa.com audios que salpican al PP y al PSOE (su ministra de Justicia) El País editorializa que “los audios aireados por el excomisario Villarejo son una extorsión al Estado”.

El rescate del material

“El dilema ante el que las revelaciones del excomisario Villarejo en una publicación digital de reciente creación coloca a las fuerzas parlamentarias, además de a los medios de comunicación, es decidir qué sitúan en el primer plano de la agenda política (…) El excomisario Villarejo no está atacando al antiguo jefe del Estado y a una ministra del Gobierno, sino intentando doblegar la independencia del tribunal que lo juzgará”.

En 2022, en plena recesión sanchista, El País rescata material made in Villarejo para sacudir al PP o al emérito. Inflación, luz, gasolina, negocios de Calviño, o victorias del PP ceden espacio para una denuncia por una infracción de tráfico de Aguirre promovida por Villarejo y que ofertó retirar, marca de la casa ya utilizada con González.

Airea que Villarejo avisó a Cospedal que el emérito tenía dinero en la cuenta suiza Soleado, algo que ni ratifican los fiscales ni los abogados del caso. A tenor del relato, quien debió denunciar fue Cospedal (sin pruebas) y no el comisario que se jactaba de tenerlas.

A remolque de tales portadas, el PSOE pide cuentas al líder del PP de turno por sus ancestros mientras Zapatero vitorea a los muñidores de los eres, que colaboran en el rotativo de PRISA. Se acuña “policía patriótica del PP”, cuando el PSOE la usó para hundir a Aguirre y González, tapar escándalos socialistas…o espiar en saunas no lejanas del presidente.

El equipo de la policía patriótica no ha tenido más patria que la caja. Denigra al exministro socialista Miguel Sebastián no por orden de Rajoy, sino de un banquero al que no denunció el PSOE. Obstruye investigaciones contra mafias chinas, rusas o indias no por orden del PP, sino del cliente. Un día investiga la corrupción marbellí, y otro negocia anular pruebas. Y eso vale para Cataluña o BPA.

Es tarea vana rescatar al PSOE a lomos de su mayor fontanero omitiendo la mitad de su currículo. Todo está grabado y bien grabado.